Los asistentes a la tradicional fiesta de los nominados a los Premios Goya, celebrada ayer en los Teatros del Canal de Madrid, se rindieron a los pies de Concha Velasco, quien recibió el Goya de Honor. La actriz acaparó todos los aplausos durante la velada, en la que se recordó la complicada situación que atraviesa el cine español. Fue el presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho, quien mencionó los momentos difíciles que vive el séptimo arte en el país, aunque matizó que la crisis afecta al cine "al igual que a todo el mundo". "No somos una excepción", dijo.