Le llamaban 'la voz'. Era la artista femenina que más galardones ha conseguido y una de las que más discos ha vendido. La indiscutible reina del pop--soul de los años 80 y 90; la princesa de ébano que tocó el cielo con El guardaespaldas y se convirtió en la novia de América, con sus almibaradas gestas vocales y físico de campanillas. Pero su vida y su voz se descarrilaron cuando conoció las drogas y el maltrato de manos de su marido, el rapero Bobby Brown. Ahora Whitney Houston es otra estrella precozmente apagada, que será enterrada con solo 48 años.

La diva que sintió la llamada de la música cantando en una iglesia se subió por última vez a los escenarios abordando un góspel: Sí, Jesús me ama , dos días antes de morir. Fue durante un recital de Kelly Price & Friends, previo a la entrega de los Grammy, donde esta madrugada la artista que logró hasta seis de estos preciados galardones ha sido especialmente recordada. Una de sus más aclamadas actuaciones fue en una de estas galas hace 24 años, en una memorable velada en la que también cantó otro mito truncado por los excesos, Michael Jackson.

TRENZADO EN EL ADN Houston nació con unos genes musicales inusuales: era hija de la cantante de góspel Cissy Houston, prima de la diva del pop en los 60 Dionne Warwick y ahijada de la reina del soul Aretha Franklin. Con 5 años, la pequeña Nippy (su apodo cariñoso) entonaba canciones religiosas en la New Hope Baptist Church de New Jersey. Con 8 cantó su primer himno como solista (Guide me, o thou great Jehovah ). Y poco tardó en hacerle coros a artistas como Chaka Khan y Lou Rawls, mientras hacía sus pinitos en la moda (en 1982 llegó a lograr el título a la Mejor Modelo Internacional).

El dueño de Arista Record, Clive Davis, la descubrió en un bar de Manhattan y se convirtió en su mentor. Logró que su primer disco, Whitney Houston , fuera en 1985 el más vendido de una artista debutante. En 1987 sacó un nuevo álbum, Whitney , y a finales de los 80, ya había logrado vender más de 100 millones de discos. Su trayectoria musical arrojaba entonces un saldo de vértigo. Pero la personal empezaba a ser una caída libre hacia el infierno. Corría el año 1992 cuando El guardaespaldas le catapultó hacia la fama. Y cuando se casó con Bobby Brown, quien acabó siendo su perdición. Fruto de la relación nació su única hija, Bobbi Kristina.

Se divorciaron en el 2007. Tras años de decadencia e internamiento en centros de desintoxicación, Houston se vio completamente arruinada. En el 2009 intentó de nuevo acariciar el éxito con el álbum I look to you , que incluía el hit Million dolar bill y llegó a ser número uno en las listas estadounidenses. Pero su presentación en directo fue un desastre. En una gira internacional que comenzó en febrero del 2010 recibió durísimas críticas por sus malas actuaciones en Australia y Gran Bretaña. Y el único bolo que tenía previsto en España, concretamente en Tenerife, acabó anulándolo. Desorientada ante la vida y el micrófono, desde hacía demasiado tiempo su salud estaba visiblemente mermada. Y en el 2011 ingresó otra vez para su rehabilitación. Ahora planificaba su retorno. Pero se topó con la muerte, en la bañera de una suite del hotel Beverly Hilton, en Beverly Hills.