La Federación de Cines de España (FECE) celebró ayer que, a pesar de la piratería, el cine atrajo al público a las salas españolas durante 2009, recaudando un nueve por ciento más que el año anterior y gracias al impulso del 3D y a la "aportación extraordinaria del cine español". El informe valorativo que presentó ayer a los medios FECE, federación que representa al 90 por ciento de los cines españoles, arroja cifras positivas por vez primera desde 2004. Son 675 millones de euros recaudados este año --un 9 por ciento más que en 2008--, mientras que el incremento del número de espectadores es de un 2,8 por ciento, de los 107 millones a los 110 millones, según datos de la consultora especializada Nielsen EDI. La razón principal que ha hecho del cine una opción de ocio más atractiva en estos últimos doce meses ha sido su oferta.