El arqueólogo municipal de Doña Mencía, Ángel Rodríguez, ha informado hoy del hallazgo de varios restos humanos, datados en el 4.000 antes de Cristo, en el Castillo de Doña Mencía.

Rodríguez ha afirmado en conferencia de prensa que este descubrimiento, en el que se encuentran fragmentos de una cabeza, una mandíbula, un fémur y parte de unas vértebras, permite conocer cómo era la ocupación de este espacio antes de la construcción del castillo.

El arqueólogo ha comentado además que estas piezas, que pueden ayudar a conocer cómo eran los primeros habitantes de Doña Mencía, "probablemente sean del neolítico medio" y que han aparecido junto a la muralla norte de la fortaleza y en un contexto de basurero mezcladas con huesos de animales y con fragmentos de cerámica, vasijas y herramientas de trabajo.

"No se trata de un enterramiento porque no hay un esqueleto articulado sino que aparecen fragmentos cortados y mezclados con ese material", ha indicado el arqueólogo.

Parte de los restos se han enviado ya al Laboratorio de Antropología Física de la Universidad de Granada con el objetivo de conocer más información al respecto, como la edad de los individuos a los que pertenecían, su sexo y si tenían alguna enfermedad.

Ángel Rodríguez ha explicado también que para entender el entorno en el que han aparecido "hay que recordar que los ritos de enterramiento de aquella época no eran como los actuales" sino que era habitual que parte de los restos de la persona fallecida se destinaran a prácticas rituales de canibalismo.

"Una vez que el individuo moría, desmembraban algunos de sus miembros, los cocían y se los comían", ha asegurado Rodríguez.

En el caso de estos hallazgos "todo indica a que estaban relacionados con esas prácticas, pero también podrían ser huesos, que por cualquier circunstancia, se han movido de su situación original".