El descifrado de la fotografía del miliciano caído sigue. Las 40 fotografías expuestas primero en Nueva York y ahora en el MNAC de Barcelona, permitieron al profesor vasco J. M. Susperregui identificar el lugar como algún punto del municipio cordobés de Espejo. Una primera expedición de El Periódico junto con el experto en Capa Carles Querol lo confirmó. En un segundo intento, el diario identificó la colina donde se tomaron las fotos: en las afueras de Espejo, en un flanco del pueblo y a unos 10 kilómetros del frente. Esta ubicación precisa arroja nuevas conclusiones.

Cuerpos fulminados

La foto que ha pasado a la historia muestra a un miliciano con camisa blanca, correajes, gorra de la CNT y fusil que cae derribado. La publicó la revista francesa Vu el 23 de septiembre de 1936 y siempre levantó sospechas. Aún más si se contempla la serie completa. En tres fotografías se puede ver al miliciano caído, a otro compañero abatido en el mismo lugar (imagen publicada en Vu y olvidada después) y a otro más en la trinchera que echa sus brazos atrás y suelta su fusil. En otras tres fotos se pueden ver cinco cuerpos en el suelo. En función de si están o no repetidos entre sí se mostraría a entre cuatro y ocho personas exánimes. La escena se produjo pocos días antes o después del 5 de septiembre y en Espejo, donde estaba estacionada parte de la columna anarquista de Alcoi. Allí, según el historiador de la guerra civil en Córdoba Francisco Moreno, no hubo combates hasta el 22 y el 25 de septiembre. La nómina de la unidad, hallada en los archivos municipales de Alcoi por Miguel Pascual, solo recoge ese mes un muerto el 5 de septiembre en Ce