Familiares, amigos y representantes de la sociedad leonesa y de la Comunidad visitaron ayer en León la capilla ardiente del escritor Victoriano Crémer, fallecido el sábado a los 102 años, y arroparon a su familia antes de su despedida final, en el funeral que se celebrará hoy en la iglesia del Mercado.

Crémer, nacido en Burgos, aunque afincado desde niño en León, murió en el Complejo Asistencial de León con un cuadro clínico adverso, propio de su edad, tras permanecer varios días ingresado. Ayer familiares y amigos acudieron al tanatorio municipal de León para despedir al poeta y periodista, con la presencia de representantes de la sociedad leonesa y autonómica, como el delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, o el alcalde de la capital, de la que Crémer era cronista desde 1976, Francisco Fernández.