E Gran Teatro ofrece este fin de semana, dentro de su programación de noviembre, dos producciones teatrales cordobesas, Abre el ojo y Novecento , con la intención de mostrar la calidad de las creaciones escénicas que se llevan a cabo en Córdoba.

La primera representación será este viernes por la compañía Teatro Par , que escenificará en el Gran Teatro el texto clásico de José Zorilla, Abre el ojo . Es la primera vez que este grupo teatral profesional, que dirige Antonio Barrios, actúa en el escenario del Gran Teatro,

La segunda será el sábado por la compañía Teatro Ñaque que representará la obra contemporánea de Alessandro Baricco, Novecento .

Abre el ojo es una pieza de capa y espada con muchos enredos y no pocas aventuras, según explicó el director Antonio Barrios. Teatro Par se fundó en el 2002 y se ha dedicado desde entonces al montaje de obras en verso. "Yo fui profesor de la Escuela de Arte Dramático de Córdoba y desde siempre me ha atraído mucho el verso. El verso es muy bien aceptado por el público, siempre y cuando no pierda su musicalidad. Si el verso se dice correctamente es capaz de emocionar y no es nada monótono. Hasta ahora, el 70% de nuestro público es gente joven que le gusta el verso", afirmó Antonio Barrios.

Para el principal actor de Abre el ojo , Alvaro Barrios, actuar en su ciudad, ante su gente y en su teatro le va a suponer una especial tensión. Para el director, trabajar en el Gran Teatro supone contar con más medios a disposición de la compañía.

El público de Córdoba pasará de disfrutar de un texto de enredos a un monólogo, Novecento , del viernes al sábado.

Este monólogo contemporáneo será interpretado por la compañía Teatro Ñaque y, en concreto, en escena estará el actor Ricardo Luna. Novecento , cuya duración es de una hora, cuenta además de con la palabra de Ricardo Luna con la música en directo de un piano y un violín, que también son coprotagonistas de la obra.

La compañía Teatro Ñaque se crea en Córdoba en mayo de 1993, bajo la dirección de José Antonio Ortiz, y estrena su primera obra en Lucena en 1994. "Desde hace diez años yo cuento con un equipo técnico propio y cuando elijo un montaje es cuando busco a los actores idóneos para ello", afirmó José Antonio Ortiz.

Ambos directores teatrales denunciaron la falta de distribuidores profesionales de productos teatrales en Córdoba, lo que imposibilita la mayoría de las veces que la representación teatral pueda salir de las fronteras de Córdoba, pese a la calidad de la pieza y al esfuerzo de la compañía.