´EL TREN´

Autores: Raimundo B. Errandonea y otros.

Dirección: Charlotte Fallon.

Compañía: Teatro Paraíso.

Intérpretes: Tomás Fernández Alonso, Rosa A. García, Raimundo B. Errandonea.

Diseño de espacio escénico y atrezzo: Carlos Herans.

Vestuario: Pilar López.

Iluminación: Carlos Herans, y José David Anzuola.

Lugar: Gran Teatro.

Día: domingo, 18 de enero

La representación de El tren , puesta en escena de la compañía Teatro Paraíso el pasado domingo, llenó el aforo del Gran Teatro con un público predominantemente infantil, incluso con niños muy pequeños que asistieron al espectáculo acompañados de padres o familiares.

UNA SENCILLA HISTORIA La obra es una sencilla historia que se desarrolla en la víspera del cumpleaños de un niño, Oscar, el cual no aparece en la escena, y que recrea los preparativos que dicho aniversario conlleva por parte de sus padres y abuelo. Ello da pie a que se vea en el escenario el mundo de los adultos, sus frenéticas actividades y trajines diarios, atizados, encima, por la omnipresencia invasora de la televisión, de todo lo cual se deduce el poco tiempo que los adultos dedican a los niños y lo fácil y sencillo que sería prestarles atención. Bastaría con estimular la imaginación y el juego.

La representación está llena de buena intención, pero ello no es suficiente. Carece la dramaturgia de intriga e interés, se anuncian hechos insólitos que no se logran plasmar insólitamente en la escena. La acción no tiene el sentido gradual de crecer en el desarrollo de los acontecimientos. Los diálogos son sosos y formalistas. El espectáculo se desenvuelve con ausencia de ritmo, sin emoción; y los actores, que podrían dar más de sí, hacen su trabajo con fría distensión. Un espectáculo de flojo argumento y grisácea animación.