El delegado provincial de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, Francisco García, ha manifestado que el estudio arqueológico de la ronda de poniente fue "exhaustivo, como nunca hasta ahora se había dedicado a una obras de estas características en Córdoba". García ha realizado estas manifestaciones en relación con la información publicada ayer por Diario CORDOBA y en la que se afirmaba que miles de esqueletos califales fueron a parar a un contenedor de escombros. Así, el delegado ha explicado, a través de una nota de prensa remitida a este periódico, que "siguiendo las instrucciones de la Delegación de Cultura se procedió al estudio de los restos óseos con un equipo de cuatro antropólogos". Según dice, "se abrieron una a una las tumbas --que la misma nota cuantifica en 4.000-- por medio de un procedimiento manual y siguiendo un protocolo definido por la profesora María Dolores Garralda, del Departamento de Biología Animal y Antropología de la Universidad Complutense de Madrid".

Según se indica desde la Delegación de Obras Públicas "estos antropólogos se encargaron de realizar la ficha de campo resto humano a resto humano de forma que posteriormente fuese posible realizar en laboratorio el correspondiente Estudio Antropológico con procedimientos estadísticos. Actualmente los restos óseos exhumados por protocolo antropológico están depositados en el Museo Arqueológico a la espera del traslado del material suficiente a la Universidad Complutense para la realización del mencionado estudio de laboratorio antropológico" y que supone un 70 por ciento del total hallado.

Según indica la nota, "el 30 por ciento restante, una vez fotografiada y cartografiada su cubierta se procedió, por indicación de Cultura, a la extracción manual de los restos óseos, que fueron sepultados en una fosa de cinco metros de profundidad en las inmediaciones de la mezquita --que se halló en las mismas excavaciones-- , en la zona que no se ve afectada por la ronda". Finalmente afirma que "en el transcurso de esta operación los restos óseos sobrantes sin interés antropométrico fueron acopiados provisionalmente hasta la exhumación del total de los mismos".

Los restos fueron descubiertos durante las obras de construcción de la nueva ronda de poniente, en las que se hallaron un arrabal musulmán, una necrópolis --según fuentes de la propia Junta de Andalucía-- de 4.000 tumbas y una mezquita.