Kiosco

Diario Córdoba

AMANECERES

Campanadas

Una imagen de la Catedral de Málaga. CÓRDOBA

En una reciente visita a la acogedora y luminosa ciudad malagueña, visitando su pequeño pero encantador centro histórico oigo, al pasar junto a su resplandeciente catedral, el tañido de sus campanas. Hacía bastante tiempo que no escuchaba tan de cerca este sonido y me produjo una particular sensación, mezcla entre armonía, añoranza, sosiego y tranquilidad.

Sigo con mi pequeña visita turística por la mencionada ciudad y me pregunto cómo, a través del tiempo y del momento, nuestras sensaciones pueden ir cambiando sin darles ningún tipo de norma u orientación, simplemente sufren transformaciones porque nosotros también las padecemos a medida que pasan los años.

Quizá, si echara una época hacia atrás, ese mismo sonido hubiese pasado desapercibido e indiferente en mis emociones. El avatar de la vida nos lleva a sucesivos y camaleónicos cambios que antes ni se nos hubiesen ocurrido pensar.

Está claro, estamos rodeados de distintas y variadas campanadas que van marcando nuestro camino, nuestro destino, su son irá variando dependiendo de cómo y de dónde sople y gire el aire que las balancea.

Compartir el artículo

stats