Kiosco

Diario Córdoba

CRISIS SANITARIA

Córdoba impulsa una asociación nacional de trabajadores esenciales afectados por la vacuna covid de AZ

La secretaria del colectivo es la baenense Berta Guijarro, que estuvo ingresada como consecuencia de un trombo tras recibir la primera dosis de AstraZéneca | Quieren contar con un registro que agrupe a todos los que padecen efectos secundarios graves

La profesora baenense Berta Guijarro, secretaria de la nueva asociación nacional de afectados por la vacuna de AstraZéneca frente al covid. MARILUZ ARIZA

Desde Córdoba se acaba de impulsar la asociación nacional Ateava, que engloba a trabajadores esenciales afectados por la vacuna de AstraZéneca frente al covid. La secretaria de la asociación e impulsora de la misma, junto a un profesor de Barcelona y otra docente de Zaragoza, es la baenense Berta Guijarro. En la actualidad este colectivo integra ya a unos 70 afectados por la vacuna de AZ de toda España.

Berta estuvo hace un año ingresada en el hospital Cruz Roja de Córdoba, debido a un trombo del seno venoso cerebral, que se le diagnosticó tras sufrir varios síntomas (entre ellos un intenso dolor de cabeza), días después de recibir la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca.

El caso de esta docente de Baena fue estudiado por la Agencia Europea del Medicamento y el Ministerio de Sanidad. En la actualidad, esta profesora, que aún sigue de baja, toma numerosa medicación, con el objetivo de que acabe de deshacerse el trombo, que no aparezca otro trombo, que desaparezca el dolor de cabeza diario que sufre y evitar posibles ataques epilépticos. «Antes de recibir la vacuna de AZ no sufría dolores de cabeza, impartía clases mañana y tarde y ahora me cuesta hasta levantarme de la cama», se lamenta.

Según Guijarro, «con esta asociación queremos lograr un registro de todas las personas que han desarrollado efectos secundarios graves tras la vacunación frente al covid, en especial los esenciales que recibimos la AstraZeneca, y que se reconozca como hecho causante de nuestra sintomalogía la vacunación, para que de ello se puedan derivar los efectos administrativos, legales y laborales que sean necesarios». 

Además, este colectivo reclama que se consideren las patologías que sufren los afectados como enfermedad laboral, que el sistema de farmacovigilancia española realice un seguimiento de sus casos y que se creen unidades específicas de estudio y tratamiento sanitario para todos los casos que aún no tienen un diagnóstico claro y que no están recibiendo un tratamiento adecuado que les ayude a su recuperación.

Con motivo de la conmemoración este jueves 28 de abril del Día de la Salud Laboral, Ateava recuerda que es una asociación independiente de profesionales esenciales que se vacunaron por responsabilidad civil y por el bienestar común y que estiman que los efectos que sufren se deben a la premura con la que hubo que vacunar, ya que añaden, "las autoridades españolas desaconsejaron con el tiempo vacunar con AstraZeneca, a raíz de los graves efectos en algunos vacunados".

Compartir el artículo

stats