El repunte de contagios de covid en Córdoba ha obligado a incrementar el número de pruebas diagnósticas y el estudio de los contactos estrechos de cada positivo, contactos que también han crecido al producirse muchas de las infecciones en reuniones que congregan a muchas personas que no guardaron todas las medidas preventivas o que no respetaron las cuarentenas para prevenir la transmisión. El Autocovid del centro sanitario Carlos Castilla del Pino, en la capital cordobesa, está funcionando de lunes a domingo y en los dispositivos existentes en toda la provincia se nota también una mayor atención a personas que buscan saber si han dado positivo.

En la provincia de Córdoba se han contabilizado en el último mes 2.268 casos de coronavirus, de los que 355 (15,6% del total) se han dado en niños de 0 a 14 años (grupo en el que la mayoría no ha tenido oportunidad de vacunarse), y 817 (36% de los afectados) se han declarado en personas de 30 a 44 años. El auge del covid entre los 0 a 14 años se está notando en los colegios, con un mayor número de aulas cerradas que en semanas previas. Córdoba es la segunda provincia con más aulas clausuradas durante la última semana de Andalucía, 21 en total, solo detrás de Sevilla, que tiene 39 clases cerradas.  

Por su parte, el grupo de 30 a 44 años es el que mayor número de positivos acumula actualmente en Córdoba, porque es el tramo en el que quedan más ciudadanos sin vacunar y el que más en contacto está con niños, pequeños que muchas veces transmiten el virus sin saberlo porque son asintomáticos. El porcentaje de personas de 15 a 29 años que ha contraído la infección en el último mes equivale al 15,1% del total de positivos, y el de 45 a 64 años es del 28%. Por el contrario, entre los cordobeses de 65 o más años (de los que muchos ya tienen tres dosis puestas) solo se han anotado un 5% de contagios en el último mes, lo que refleja la eficacia de la vacuna, según los expertos.  

Autocovid del Carlos Castilla del Pino en la capital cordobesa. FRANCISCO GONZÁLEZ

La importancia de cumplir las medidas preventivas

El enfermero coordinador de sala de rastreo del distrito Córdoba-Guadalquivir, Francisco Viana, señala que la aplicación de la tercera dosis de la vacuna del covid está contribuyendo a que bajen los positivos entre la población mayor y en otros grupos de riesgo. Sin embargo, recuerda que el hecho de estar vacunado solo protege del riesgo de contraer una infección covid más grave, pero no evita que, en algunos casos, personas ya vacunadas se contagien.

De ahí, en que Viana insista en la importancia de la responsabilidad individual, sobre todo de cara a las fiestas navideñas y actos previos, para evitar la expansión del virus, pues no solo vale con que Córdoba tenga uno de los mejores porcentajes en vacunación, sino que hay que seguir respetando las medidas y las cuarentenas. Este experto destaca que la pandemia del covid no se ha acabado y que se deben seguir cumpliendo las medidas de seguridad (mascarilla, distancia social, ventilación de los espacios e higiene de manos), en estos momentos que son tan frecuentes las aglomeraciones en la calle, eventos, comidas, entre otras actividades.

¿En qué consiste el aislamiento social?

Este enfermero indica que cualquier persona que crea tener síntomas compatibles con el covid, esté o no vacunada, debe asegurarse de no estar afectado, consultándolo con un centro sanitario para cortar la transmisión lo antes posible en caso de ser positivo. Si la persona se ha contagiado tendrá que guardar una cuarentena de 10 días. Sus contactos estrechos, si están vacunados, se tendrán que realizar al menos una PCR, y en algunos casos dos, y guardar aislamiento social durante 10 días. Si el contacto estrecho no está inmunizado tendrá que guardar cuarentena de diez días, al igual que la persona positiva y se le efectuará una prueba PCR. El aislamiento social permite hacer vida normal, incluyendo el trabajo, pero usando mascarilla FFP2 y siempre que se pueda guardar la distancia de seguridad de al menos metro y medio o dos metros de otras personas.