Entrevista | Salvador Fuentes Presidente de la Diputación

"En Córdoba se ha hecho política, y de la mala, con el agua"

El dirigente popular culmina su primer año de mandato al frente de la institución provincial, marcado por la crisis del agua en el norte y la sequía.

Un año de gobierno del PP en la Diputación de Córdoba

Víctor Castro

Irina Marzo

Irina Marzo

Cuando hace un año tomó posesión de su cargo dijo que el papel de la Diputación debía cambiar, ¿cree que lo está consiguiendo?

Sin duda, porque estamos saliendo al paso de problemas de primera magnitud como son los del agua y la capacidad energética. Si queremos tener la misma oportunidad que otros territorios necesitamos prepararnos para las sequías, que van a ser cada vez más frecuentes e intensas. Hemos salido al paso con fortuna también porque nos ha llovido, pero la lluvia nos ha pillado trabajando. Queremos dar ya una solución definitiva para que no volvamos a padecer lo que ha padecido la zona norte y aprender del sufrimiento de esa gente. Respecto a la energía, desafortunadamente tenemos ejemplos de empresas que no se han ubicado aquí por este motivo. Eso está pasando especialmente en el norte, el Guadiato y Los Pedroches, pero pasa en Lucena, Baena, Cabra, Priego o La Carlota.

¿En qué situación se encontró las empresas provinciales? ¿Justifica esa situación la subida de las tasas de la basura y el agua? ¿Hay margen para próximas bajadas?

Le pongo el ejemplo de Emproacsa, la empresa que abastece y suministra el agua. Para normalizar su situación, hemos tenido que inyectar 10 millones en inversiones y 20 más para su funcionamiento porque en octubre lo que teníamos era un expediente de quiebra técnica, es decir, 300 puestos de trabajo en la calle porque no había dinero en el fondo de maniobra. El agua tiene un precio y hemos tenido que actualizar en un año lo que no se ha hecho en ocho. La empresa debe tener ingresos propios, no puede encadenar año tras año inyecciones. El problema que tenía Emproacsa era la descompensación brutal entre los ingresos y los gastos por la falta de revisión de los precios y porque la gestión era infinitamente mejorable. Tenemos que seguir actualizando el precio del agua y en 2025 puede haber una subida, no como la que hemos tenido ahora, pero sí para equilibrar definitivamente esos ingresos. Hemos normalizado la situación laboral de estos trabajadores, de lo que me siento muy orgulloso. También la situación de los bomberos del Consorcio, donde hemos tenido que poner un millón en remanentes, después de 14 años de estar absolutamente olvidados. También ha habido que actualizar la tasa de basura.

Hablando de bomberos, ha respaldado la creación de un nuevo parque de bomberos en Rute.

Sí, dentro de la estrategia de localización de parques, se está contemplando más pronto que tarde hacer uno en Rute y su área de influencia.

¿En qué estado se encuentra ahora mismo el agua de La Colada? Sigue estando prohibido el baño, de modo que no parece que las lluvias hayan arreglado el problema de contaminación.

El tratamiento del agua es infinitamente mejor que hace un año. El agua llegó y llegó bastante bien. Tenemos agua en Sierra Boyera suficiente como para plantear la segunda fase de la potabilizadora de última generación, a la que me comprometí antes de 2026. Ya se hizo la primera fase con la ayuda de la Junta de Andalucía, ahora el proyecto para la segunda fase lo hace la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y estamos pendientes de que se firme el convenio con Aguas del Estado, que va a incluir un presupuesto de 7 u 8 millones para acabar esa gran potabilizadora. Con eso, y si las cuentas nos salen, hay agua suficiente en Sierra Boyera para abastecer como se está abasteciendo ahora. Y aquí quiero puntualizar que la incidencia de turbidez del agua está provocada por las condiciones que genera su tratamiento, como ocurriría en cualquier lugar. En ningún caso cabe el alarmismo que se ha provocado intencionadamente con mucha irresponsabilidad por algún colectivo, que está diciendo que el grado de turbidez es como consecuencia de la situación del agua. Eso es falso. La mejor agua posible que se puede estar ahora suministrando a la zona norte es la de Sierra Boyera.

El problema del agua también afecta al sur, donde hubo problemas y sigue habiéndolos, el caso más reciente, entre Priego y Fuente Tójar. ¿Cómo se solucionará esta situación? ¿Hay proyectos de modernización para Iznájar?

Me enteré esta semana. Parece que hay una controversia entre esas dos localidades vecinas y vamos a intentar buscar una solución. Respecto al agua, tenemos prevista una inversión global con fondos propios y europeos para los cuatro años de en torno a 110 millones. Tenemos que hacernos cargo de las 15 depuradoras que está haciendo la Junta y entrega de aquí a 2027. Tenemos que rehabilitar y mejorar la situación de nuestras depuradoras, de las potabilizadoras, de los depósitos municipales, de toda la red de agua. Estoy hablando de 110 millones de euros más lo que pueda venir por parte de la Junta de Andalucía. De ellos, 32 se llevaría la zona sur en el trazado de agua en alta. Estamos hablando de tuberías de fibrocemento, que tienen muchas fugas y que tenemos que cambiarlas por sostenibilidad medioambiental y también por eficacia. Todas las administraciones debemos hacer un ejercicio de responsabilidad, tenemos que calendarizar nuestras competencias en materia de agua, desde los ayuntamientos hasta la Unión Europea.

¿Se ha hecho mucha política con el agua?

Política y de la mala, que ha hecho mucho daño. Y ha podido haber hecho mucho más a la agroganadería porque tenemos una de las cooperativas más grandes que hay en Europa. No digo que no hubiese causas medioambientales para estar muy pendientes de la situación del agua de La Colada, pero eso ya venía de antes, no surgió cuando llegamos nosotros al Gobierno. ¿Por qué se paralizó la obra en 2009? ¿Por qué se nos olvidó la sequía del 95? No se nos puede olvidar esta sequía, porque volveríamos a cometer los mismos errores.

Salvador Fuentos, en un momento de la entrevista.

Salvador Fuentos, en un momento de la entrevista. / VÍCTOR CASTRO

¿Cómo se ve el Ayuntamiento de Córdoba desde el Palacio de la Merced?

Una vez al mes en el Pleno, pero uno no pierde los problemas de vista. La Diputación no es ajena al Ayuntamiento de Córdoba. Es un error pensarlo porque el Ayuntamiento de Córdoba es parte de la Diputación, es la mitad de la población de la provincia. La Diputación contribuye y colabora con el Ayuntamiento en muchas cosas y temas estratégicos para la ciudad porque en ello nos va la vida también a la provincia. Todo lo que sea bueno para la capital también lo será para la provincia y al revés. Tenemos que romper esa dinámica absurda, temeraria y dañina de las dos administraciones. Aquí el binomio Bellido-Fuentes, Fuentes-Bellido se tiene que repetir en cualquier sitio de la provincia, en cualquier circunstancia, con cualquier color político porque es muy bueno para Córdoba. La marca de Córdoba nos ha ido muy bien. La sinergia la tenemos que aprovechar, nos va en ello el progreso y el empleo. La base militar ha sido un ejemplo de colaboración. Hace poco estuve en la Feria de Defensa, en Francia, y le he dado protagonismo a la Escuela de Belmez. Debemos colaborar en el tema de la energía, el agua, el turismo y la búsqueda de empresas. La marca Córdoba está por encima de todo y creo que la experiencia de una Córdoba implicada con la provincia y de la provincia con Córdoba es buena para todo el mundo.

Otro ejemplo de sinergia ha sido su cambio en el modelo de ferias y el impulso que ha querido dar al Centro de Exposiciones, Ferias y Convenciones. ¿Cómo ha funcionado Intercaza?

Magnífico. La caza mueve muchos miles de euros, da muchos puestos de trabajo, además de las actividades colaterales que se montan alrededor.

Esta semana han empezado a tapar los restos que encontraron en la explanada de la Diputación, donde antes se celebraban las ferias. ¿Qué se hará finalmente en ese espacio?

Estamos tapando los restos porque es lo más inteligente. Vamos a dejar esa zona noble para que pueda ser compatible con el vecindario, puntualmente para actividades al aire libre, pero no será una zona de carpas. Las ferias se van a celebrar ya en el recinto ferial por excelencia, del que recuerdo que la Diputación puso la primera piedra y millones de euros. Los productos de la provincia y todo lo que tengamos que vender al mundo entero lo venderemos en ese escaparate que es el mejor.

Están haciendo un importante esfuerzo de divulgación del patrimonio histórico de la Diputación. ¿Seguirán trabajando en esa vía?

Se está haciendo un esfuerzo muy importante en la recuperación de un edificio que no tiene nadie en España y hay un patrimonio que la gente no conoce y que tenemos que seguir dando a conocer.

¿Qué planes tienen para los Colegios Provinciales?

Me voy a esforzar en mejorar la situación de los Colegios Provinciales porque la Diputación tiene que devolver al Figueroa lo que el Figueroa le ha dado a la Diputación. Tenemos que conectarlos con la ronda Norte y con los barrios del Hipercor, y hacer ahí un complejo de todos los servicios de economía de escala que la Diputación presta a la provincia. Además, se está hablando con la Junta de Andalucía para concentrar allí todos los servicios de Protección Civil y de Seguridad.

El ambiente de crispación política que vive el país no parece que se note en los plenos de la Diputación, con alguna excepción puntual. ¿A qué cree que se debe?

Tengo que agradecer públicamente la colaboración de todos los grupos políticos, empezando por PSOE, IU y Vox. El sentido común no tiene más que un camino. Esta semana hemos presentado el Plan Invierte, 16 millones de euros para obras de equipamientos, infraestructuras y gasto corriente de los ayuntamientos. Hemos sacado adelante los presupuestos gracias al PSOE; las ordenanzas, que han sido muy dolorosas, y hemos llegado a acuerdos en los grandes temas. La gente nos paga para resolver problemas, no para crear debates estériles.

Es final de curso y hay que poner nota. ¿Cómo se ha portado su equipo? ¿Qué es lo que más sorpresas le ha deparado?

La capacidad de trabajo y de sacrificio que tienen las diputadas ha sido encomiable, a pesar de que son nuevas y no están familiarizadas con la vida pública.

Eso suena a sobresaliente...

No, porque tienen que aprender más. Yo les pondría un 7,5, y después, los que vienen ya con experiencia y los nuevos que se han adaptado rápidamente. Luego quiero hacer una mención de todos los alcaldes nuevos, que son espectaculares por la capacidad de adaptación y por lo resolutivos que son. Traen lo bueno de la política; dios quiera que les dure mucho y no los maleemos.

Ahora que habla de alcaldes, ¿el consejo de alcaldes para cuándo?

Lo quiero convocar este mes de julio. No tengo ningún problema con convocarlo, siempre que no sea una jaula de grillos ni se utilice mal.

¿Qué es lo que le ha ocupado más tiempo aparte del agua en este primer año de mandato?

A lo que más tiempo le he dedicado ha sido a salvar de la quiebra las empresas y engrasar la maquinaria de la Diputación. No ha habido blanco y negro, ha habido cosas que han funcionado muy bien y van a seguir bien, y cosas que tenemos que rectificar. Lo que no he hecho ha sido vida social. Me comprometí a ir a los pueblos, pero no he podido porque he estado trabajando mucho en el despacho. Yo soy un tipo de presidente gestor y me implico mucho en todos los problemas.

¿A qué va a destinar los 34 millones extras de la Participación en los Ingresos del Estado?

A inversiones. Tenemos 2.500 kilómetros de carreteras a los que vamos a destinar 14 millones cuando antes se invertían 5, y tenemos el Plan de Aldeas, al que vamos a dedicar 53 millones. La Diputación tiene que invertir, no puede ser sólo un cajero para los ayuntamientos.

Uno de los mayores proyectos que tienen entre manos es la creación de un polo verde con Epremasa que movilizará 83 millones para la construcción de una planta de biogás y otra de tratamiento de plásticos en Montalbán. ¿Qué nos puede avanzar de esta iniciativa?

Tanto el agua como la basura son desafíos y culturas que tenemos que cambiar. La basura ya no se puede enterrar, hay que tratarla e impulsar la economía circular y en eso consiste el proyecto. El consejero de Medio Ambiente ha comprometido 18 millones de fondos europeos, ya se han presentado los proyectos y estamos a la espera de que se aprueben para empezar.

¿Está la provincia bien dotada desde el punto de vista sanitario?

Se tiene que mejorar. La sanidad se lleva el 36% del presupuesto andaluz y aunque tenemos que seguir avanzando sin duda alguna, tenemos que acompasar el presupuesto con la gestión. Y no es fácil esa gestión. Yo comparto la inquietud sobre la sanidad, pero hay problemas que se han montado a partir de absolutas falsedades. También apelo aquí a la financiación autonómica, porque necesitamos 1.500 millones de euros al año más. En definitiva, no puedo hablar mal de mi presidente, pero quiero entender la situación de ese colectivo.

¿Cuál va a ser su objetivo el próximo curso?

Mi obsesión será la ejecución del presupuesto, la luz y el agua. También queremos modernizar el servicio de asesoramiento urbanístico y crear un departamento específico para el desarrollo de la Lista en la provincia, digitalizar los servicios e irnos familiarizando con la inteligencia artificial aunque parezca un desafío. En suma, queremos que la Diputación funcione y nadie se quede atrás, de Adamuz a Zuheros.

Suscríbete para seguir leyendo