Diario Córdoba

Diario Córdoba

los problemas del abastecimiento en el norte

Vergüenza y resignación entre los alcaldes de pueblos sin agua en Córdoba

Regidores de PP y PSOE defienden el enlace con Puente Nuevo que descartó el Gobierno central

Tampoco ven adecuado un trasvase desde La Serena como propone la plataforma vecinal

Protesta vecinal en el embalse de Sierra Boyera, ahora completamente seco, el pasado domingo. FRANCISCO GONZÁLEZ

Los municipios del norte de la provincia de Córdoba llevan ya cinco meses sin poder beber agua del grifo. La situación ha llevado a los alcaldes a manifestar su desesperación ante la falta de soluciones para un problema que se veía venir desde hace años, y ante el que las administraciones públicas con responsabilidad en el asunto han reaccionado con exasperante lentitud.

En Alcaracejos, un pequeño pueblo de 1.500 habitantes en el cruce de caminos entre Los Pedroches y las vías que llevan hacia el centro de la provincia, los camiones cisterna se ubican en el centro para que los mayores no tengan que desplazarse demasiado. Su alcalde, José Luis Cabrera (PSOE), manifiesta que «se me cae la cara de vergüenza de ver a mis vecinos tener que ir a coger agua a una cisterna. Es una anomalía impropia del siglo XXI. Esto no debería prorrogarse ni un día más, pero soy consciente de la dificultad y lo complejo que es el tema».

La solución, en opinión del regidor, pasa por potabilizar el agua de La Colada, que tiene suficientes reservas y que gracias a eso «tenemos al menos agua en los grifos, si no esto sería insufrible». Ese agua sólo se puede usar para la higiene personal u otros menesteres, pero no para el consumo. Por desgracia, Cabrera piensa que el pantano no estará en condiciones «al menos a corto plazo», porque «no se han tomado las decisiones adecuadas desde hace tiempo». Cabrera critica la lentitud a la hora de construir las depuradoras, lo que ha provocado la contaminación de La Colada. Otra opción que valora es la conexión de Puente Nuevo con Sierra Boyera, dado que «ese agua sí es buena». Esa solución ya fue descartada hace año y medio por el Gobierno de Pedro Sánchez.

Para Bartolomé Madrid, alcalde de Añora (PP), esa es precisamente la solución: conectar Sierra Boyera con Puente Nuevo, una alternativa que lleva defendiendo desde que la propusieron los propios técnicos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Mientras tanto, en su pueblo (también con 1.500 almas) «la población lo vive como en todos los sitios, con indignación. Esto es lo que tenemos y tenemos que ceñirnos a esto. Y no hay expectativas de que esto se solucione pronto».

Con respecto a las propuestas de la plataforma vecinal, Madrid apuesta sobre todo por la conexión de Puente Nuevo, dejando de lado un posible trasvase desde La Serena, en Badajoz. Sólo contempla otra hipotética solución que ya no depende de las autoridades: «Que llueva y que sea mucho, pero por lo demás no creo que haya otra solución más rápida que el enlace con Puente Nuevo».

El Guadiato

Desde el Guadiato la alcaldesa de Fuente Obejuna, Silvia Mellado (PSOE), muestra su preocupación por el impacto que pueda tener la falta de agua no sólo en la vida cotidiana, sino también entre el tejido empresarial de la comarca. Mellado también revela su resignación, porque «ya estamos cansados, son más de cinco meses sin agua y no vemos propuestas de solución». Al igual que otros alcaldes consultados por este medio, la regidora mellariense no ve viable un trasvase desde La Serena, pero sí la conexión con Puente Nuevo.

Compartir el artículo

stats