La delegación municipal de Educación de Lucena ya ha asignado las actuaciones que se van a realizar durante el verano en los diez colegios del municipio y sus aldeas, con un presupuesto en el presente ejercicio que aumenta hasta los 136.000 euros.

La edil de Educación, Lourdes Parra, informaba ayer de que «algunos proyectos ya están hechos» y, en otros procesos, han comenzado las licitaciones o los propios contratos. 

De este modo, el Ayuntamiento terminará la colocación de todos en los patios de Infantil del CEIP Al-Yussana; dentro del San José de Calasanz, culminará el arreglo del suelo de una de las aulas de Infantil y de unos aseos; la impermeabilización de la azotea del aulario y la conclusión del entoldamiento del patio corresponde al Barahona de Soto; en el colegio Antonio Machado se remodelarán los patios de Infantil en los espacios ajardinados y de juego; los muros, patios y pistas del colegio Nuestra Señora de Araceli serán subsanados; en el CEIP Virgen del Valle el Consistorio acondiciona una pista; en El Prado confluyen varias actuaciones con la reforma del gimnasio y la mejora de la recogida de aguas; y en el colegio Nuestra Señora del Carmen, tras instalar un portero automático, acabarán las reparaciones de dos aulas y el laboratorio. En las aldeas se pretende resolver los desperfectos en ventanas y hormigonar un patio en el CEIP Genil de Jauja; y renovar patios y accesos al colegio San Francisco de Las Navas.

Por otra parte, se han establecido cuatro sedes para las ludotecas estivales. A los colegios Virgen del Valle y San José de Calasanz se añade el Parque Infantil de Tráfico. En cada uno de estos centros, la oferta se fija en 120 plazas por cada una de las tres quincenas, entre el 3 de julio y el 11 de agosto. Y siguen las sesiones en la calle Jaén para los alumnos con necesidades especiales. Dirigidas a usuarios de hasta 35 años, se contemplan 30 matrículas.