Reportaje

Senderismo en Pedroche: andar por andar en domingo

El Ayuntamiento de esta localidad cordobesa lleva a cabo cada semana unas rutas de senderismo que están resultando un éxito | El objetivo es hacer deporte y conocer el entorno natural

Algunos de los participantes en la Ruta del Granito, este domingo.

Algunos de los participantes en la Ruta del Granito, este domingo. / Rafa Sánchez

Como cada domingo, ha tocado Pedroche pasear por los caminos de su término municipal, concretamente en esta ocasión, por la Ruta del Granito.

La actividad Andar por andar se creó desde el Ayuntamiento con varias intenciones, aunque la principal es fomentar el deporte a cualquier edad, caminar en un entorno ideal como la dehesa, en un horario sin excusas y de una forma continua en el tiempo: todos los domingos por la mañana. Así se lleva haciendo seis semanas seguidas.

El primer teniente de alcalde y concejal de Cultura y Patrimonio, Pedro de la Fuente, señala que «algo tan básico como es andar por los caminos de nuestra dehesa lo estamos combinando también con la concienciación de mantenerlos limpios». Así, en algunas de las rutas, «se aprovecha para recoger la basura que nos vamos encontrando».

También se une deporte y cultura. Cada domingo se llevan a cabo rutas diferentes, lo que permite una jornada realizar la recién señalizada Ruta del Granito, gracias al programa Paisajes con Historia de la Diputación de Córdoba; otro domingo la Ruta de las Trincheras, donde un historiador aporta el contexto histórico, y en otra ocasión se discurre en parte de la Ruta del Arroyo Santa María. Pedro de la Fuente explica que «al ser una actividad que se desea mantener en el tiempo y no un hecho puntual dentro de la agenda deportiva y cultural de la comarca de Los Pedroches, está consiguiendo que cada domingo se reúna un nutrido grupo de personas, no solo de Pedroche sino también de pueblos de alrededor».

El grupo camina entre la dehesa.

El grupo camina entre la dehesa. / Rafa Sánchez

Las rutas de Andar por andar tienen una longitud entre 8 y 10 kilómetros, que ningún participante conoce hasta el momento de ponerse a andar, pero con un denominador común, tienen lugar por caminos de tierra, entre paredes de piedra seca y rodeados de dehesa. Al final, los visitantes que acuden a estas caminatas terminan descansando en el pueblo de Pedroche, ya siendo mediodía. Esto les permite, disfrutar de su patrimonio arquitectónico, conversar tranquilamente en alguna terraza, mientras degustan su gastronomía, «lo que repercute en la economía local». 

Entre los caminantes hoy se encontraba María Cabrera, residente en Pozoblanco, que ha indicado que «se conocen caminos y lugares que, pese a vivir aquí, desconocemos, y se pasan unas horas muy agradables». Matilde, vecina de Pedroche, valora «la oportunidad de descubrir muchos lugares como una cantera que hemos visto hoy y es un acierto que se lleve a cabo cada domingo».