Kiosco

Diario Córdoba

LA EMPRESA MALAGUEÑA HERMANOS CAMPANO INICIÓ LOS TRABAJOS EL PASADO 21 DE ENERO

Las obras de rehabilitación de El Parador en Montilla encaran su recta final

El histórico edificio se convertirá en centro de recepción de visitantes después de su reforma | El histórico edificio se convertirá en centro de recepción de visitantes después de su reforma

Las actuaciones han permitido reconstruir las cubiertas del inmueble, que presentaban riesgo de derrumbe. JOSÉ ANTONIO AGUILAR

El emblemático edificio de El Parador, situado en la salida norte de Montilla hacia la carretera nacional N-331, recuperará su imagen exterior en apenas unas semanas. La primera fase de las obras de estabilización y consolidación del inmueble, que comenzaron el pasado 21 de enero, encara ya su recta final, tras una inversión de algo más de 667.000 euros.

La actuación, adjudicada a la empresa malagueña Hermanos Campano, ha permitido frenar el deterioro del edificio y reforzar las estructuras exteriores. Para ello, ha sido necesaria la eliminación de los elementos que presentaban un «peligro inminente de desprendimiento» y la adecuación de la envolvente del edificio.

Según avanzó el arquitecto municipal, Carlos Cobos, estas obras de urgencia permitirán dar respuesta a los fallos detectados tanto en las cubiertas como en las estructuras del inmueble, que constituye uno de los edificios más singulares de Montilla. Por este motivo, la obra se inició con el desmontaje de los tejados y de las techumbres y, posteriormente, se consolidó la fachada principal.

Tinajas de vino extraídas durante las obras de rehabilitación de El Parador.

El objetivo que se había marcado el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Montilla con esta primera fase de las obras era evitar, precisamente, que el deterioro que venía sufriendo el inmueble se continuara agravando por el paso del tiempo.

Ya en una segunda fase, el Ayuntamiento pretende adecuar el edificio para su puesta en uso como centro de recepción de visitantes. «Queremos que sea un recurso vinculado a nuestra cultura del vino y que, además, sea capaz de generar desarrollo económico», apuntó el alcalde, Rafael Llamas, quien resaltó que la recuperación de El Parador ha contado con el consenso unánime de los grupos de la Corporación, «por entender que se trata de un elemento importante dentro del patrimonio y de la historia de la ciudad».

La parcela en la que se encuentra El Parador tiene una superficie de 1.731 metros cuadrados de suelo. El edificio principal, el único que permanecía en pie, ocupa 652 metros cuadrados, destacando dentro del conjunto un gran patio de 176 metros.

De esta forma, el futuro centro de recepción de visitantes se desarrollaría en los 1.080 metros cuadrados construidos, mientras que el resto de la parcela permitirá al Consistorio «desarrollar otros usos complementarios».

Según el primer edil, la recuperación de este edificio posibilitará al Ayuntamiento de Montilla acceder a fondos europeos con la vista puesta en una segunda fase con la que, finalmente, podrá ponerse en uso.

«El Parador se convertirá en uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad», aseveró el alcalde, a la vez que indicó que se trata de un proyecto que «encaja» en las líneas de ayudas europeas.

De este modo, el equipo de gobierno pretende evitar la pérdida de un edificio emblemático para la ciudad del que existían informes sobre su estado de deterioro desde el año 1992. No obstante, no fue hasta el año 2015 cuando el Ayuntamiento inició el expediente de declaración de ruina y reclamó al propietario la necesidad de acometer una actuación «para demolerlo o para restaurarlo».

El Parador de Riobóo es un antiguo caserío y lagar que pasó posteriormente a ser propiedad de Bodegas Cobos y que, a finales del siglo XIX, contó con gran notoriedad, al ser un lugar de paso obligado para carruajes y diligencias. En la pasada década de los noventa se convirtió en uno de los lugares de ocio de referencia para los jóvenes de la comarca.

En el 2002 la constructora montillana Hermanos Goce anunció su intención de llevar a cabo la ejecución del plan parcial residencial en el entorno de El Parador que, junto a la construcción de 92 viviendas de lujo, contemplaba la restauración del emblemático inmueble como hotel con 50 habitaciones y un palacio de congresos y exposiciones con capacidad para acoger a 1.500 personas.

Compartir el artículo

stats