La Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles y la Asociación de Lagares de la Sierra de Montilla han perdido este lunes a uno de sus estandartes más significados. Feliciano Maíllo Ávila, santo y seña del Lagar Saavedra e impulsor de la firma Bodegas Maíllo e Hijos, ha fallecido a los 85 años de edad, tras una intensa vida dedicada a la defensa de los vinos y de los vinagres del marco vitivinícola cordobés.

Viudo de Carmen Zamora Ramírez, contrajo matrimonio, en segundas nupcias, con Claudia Benítez y era padre de cuatro hijos: Nieves, Antonia, Feliciano y María del Carmen. Precisamente, su hijo Feliciano tomó las riendas del negocio familiar y propició la creación en el Lagar Saavedra, situado en el punto más elevado del término municipal de Montilla, de la firma Bodegas Maíllo e Hijos, que elabora y comercializa vinos tan conocidos como el Fino Saavedra o El Fresco.

Mucho antes, a finales de la pasada década de los ochenta, su padre se había hecho con la propiedad del Lagar Saavedra, uno de los enclaves más emblemáticos de la Sierra de Montilla, que ha sabido mantenerse inalterable a pesar del paso del tiempo y, gracias a ello, sigue conservando todo el sabor de los vinos más tradicionales.

Situado en la carretera comarcal que conecta Montilla con Cabra, a solo tres kilómetros de La Vereda del Cerro Macho, el Lagar Saavedra surgió tras la conocida Desamortización de Mendizábal entre los años 1835 y 1837. En ese momento, el cortijo pasaría a engrosar el patrimonio de Ángel Saavedra Ramírez de Baquedano, el famoso Duque de Rivas, un relevante escritor y político cordobés que llegó a ser director de la Real Academia Española.

Tras pasar por las manos de diferentes propietarios, como la conocida familia Jiménez-Castellanos, el Lagar Saavedra fue adquirido a finales de los años ochenta por Feliciano Maíllo Ávila que, muy pronto, cedería el testigo a su hijo, Feliciano Maíllo Zamora, actual director técnico y comercial de la empresa.

La misa córpore insepulto en memoria de Feliciano Maíllo Ávila tendrá lugar mañana martes 16 de agosto, a las 10.00 de la mañana, en la Parroquia de San Francisco Solano de Montilla.