Kiosco

Diario Córdoba

MONTILLA

Desinformación turística 2.0 en Montilla

Las nuevas señales que el Ayuntamiento de Montilla inauguró en mayo contienen varios errores históricos | El equipo de gobierno asegura que se revisarán todos los paneles

El alcalde, Rafael Llamas, comprueba el funcionamiento de las señales junto a Manuel Carmona. JOSÉ ANTONIO AGUILAR

El Museo Garnelo, la Casa del Inca, el castillo de El Gran Capitán, la Casa de San Juan de Ávila y la Casa de Don Diego de Alvear, junto a los conventos de Santa Clara y Santa Ana, la Basílica de San Juan de Ávila o la parroquia de Santiago Apóstol exhiben desde el pasado mes de mayo una novedosa señalética turística que, además, incorpora un código QR en el que ampliar información de cada uno de estos enclaves en español y en inglés.

Sin embargo, varias de las señales contienen información inexacta, cuando no falsa directamente. El caso más llamativo se localiza a las puertas del convento de Santa Ana, una iglesia que, según reseña la nueva placa informativa, «fue la única parte del convento que resistió a un incendio en 1993, siendo reconstruidas el resto de dependencias».

Nada más lejos de la realidad. El presunto apunte histórico hace referencia, en realidad, a un suceso que tuvo lugar el 18 de diciembre de 1993 pero a casi 46 kilómetros de distancia, concretamente, en el convento de Santa Ana de Córdoba, situado en la céntrica calle Ángel de Saavedra.

En efecto, fue este cenobio de la capital, fundado por las carmelitas descalzas y San Juan de la Cruz en 1589, el que sufrió en las Navidades de 1993 un aparatoso incendio que arrasó buena parte de sus retablos y de sus figuras. Pero las llamas en ningún caso alcanzaron Montilla.

Otra de las nuevas señales que contienen información inexacta es la que se ha ubicado a las puertas de la Basílica Pontificia de San Juan de Ávila. En la misma se detalla que «debido a la desamortización de Mendizábal», la iglesia «deja de utilizarse como hospital y los terrenos pasan al Estado».

En realidad, la desamortización de Mendizábal se llevó a cabo casi tres siglos después de que el templo en el que se custodian los restos de San Juan de Ávila dejara de funcionar como hospital. Así lo detalla el historiador Antonio Luis Jiménez en su blog Perfiles montillanos, donde aclara que ese enclave «tuvo una efímera vida de hospital», de apenas tres décadas: desde 1525 hasta 1555, cuando la marquesa de Priego decidió dedicarlo a colegio.

Tras desvelarse estos errores históricos, el Ayuntamiento de Montilla ha anunciado su intención de revisar el contenido de todos los paneles. «En caso de que sea necesario, se procederá a su sustitución, aprovechando también que varios de ellos han sufrido actos vandálicos», tal y como reconoció el teniente de alcalde de Desarrollo Local, Manuel Carmona que, a su vez, es el responsable municipal de Turismo.

Compartir el artículo

stats