El secretario de organización del PSOE de El Carpio, Alfonso Benavides; el portavoz del grupo municipal en el Ayuntamiento, Fernando Gómez; y la secretaria general del PSOE y alcaldesa de la localidad, Desirée Benavides, han dado una rueda de prensa para decir a los partidos de la oposición, PP e IU, «basta ya», y que «trabajen en beneficio de los carpeños y no en obstaculizar la gestión del equipo de gobierno, elegido de manera democrática por mayoría en las últimas elecciones municipales», manifestó la regidora carpeña.

Desirée Benavides añadió que «se ha llegado a un punto en el que se han cruzado varias líneas rojas, porque no logramos ofrecerle a la oposición algo que le interese». Aclaró la alcaldesa que «durante 7 años hemos conseguido muchos logros y tenemos los remanentes, que son un dinero ahorrado adicional al trabajo que realizamos a diario, respaldados por fondos de otras administraciones públicas, «todo ello refrendado en los índices de desempleo, las arcas están saneadas, y entendemos que, de cara a las elecciones del 2023, la postura de la oposición es la de difamar, destruir y bloquear la gestión municipal». La secretaria general del PSOE de El Carpio considera que esa no es la política a seguir y que siempre se ha alejado de ello, «porque no es beneficioso para el pueblo». Calificó el pleno del pasado lunes «como una vergüenza, ya que sacan a la palestra temas personales, familiares o de trabajadores, y nos tenemos que defender de críticas destructivas, de juicios de valor que ensucian la honorabilidad de las personas y entendemos que hemos llegado hasta aquí».

La regidora apuntó que hay 1,5 millones de euros para invertir «y no vamos a parar, por lo que sin la colaboración y la ayuda de los vecinos esta situación no tiene visos de mejorar, porque de cara a unas elecciones municipales del 2023, la oposición está contando los plenos que me quedan en el sillón, y les digo que ellos no son los que deciden».

Benavides dijo que «el PSOE gobierna de forma legítima y está por la labor de mejorar la vida de los vecinos» y que «por muchas calumnias que recibamos de que no nos queremos sentar con PP e IU, decir que es mentira, ya que lo hemos intentado por activa y por pasiva, y no nos han presentado propuestas, sino destruir y votar en contra las nuestras». Benavides teme que la situación se radicalice y se llegue a situaciones «que no se merecen los vecinos», ya que, a su juicio, los responsables públicos deben tener por delante el interés general «y no sus rencillas personales o sus odios hacia mi persona, y que sepan que estoy aquí porque me han votado, y cuando dejen de votarme me iré». Cerró el acto diciendo que «nos encontramos con un muro que somos incapaces de desbloquear».

Por su parte, Alfonso Benavides, como miembro del comité provincial, recordó que esta situación le recordaba a los años 90 del siglo pasado, «con la reedición de aquella persecución que había al PSOE por parte de IU, cuando ellos saben que al final les llevó al desastre tras una moción de censura, que le castigó el pueblo con dos concejales». El exalcalde carpeño pidió colaboración «entre la izquierda, como ocurre en el resto de instituciones públicas» y argumentó que «es una barbaridad que haya muchas cosas por arreglar en este pueblo y con un remanente de tesorería de 2 millones de euros se tengan paralizadas las inversiones locales, perjudicando a las 4.500 personas de nuestro pueblo».

Por su parte, Fernando Gómez señaló que «PP e IU están volviendo a reeditar un pacto encubierto, y en once plenos celebrados han vetado una y otra vez la inversión de unos remanentes generados por el gobierno socialista para el arreglo de la calle El Santo y Cristóbal Colón, del que se han destinado partidas para convenios con clubs deportivos y otras zonas públicas, pero es importante estas actuaciones, como ocurre con la barriada de Maruanas». Así, matizó que «los ciudadanos pagan sus impuestos y lo que quieren es que repercutan en la mejora de su calidad de vida». Añadió que «aunque nos pongan palos en las ruedas, este equipo de gobierno va a seguir trabajando para mejorar la vida de nuestros vecinos».

En alusión a estas declaraciones, el portavoz de IU en El Carpio, Francisco Ángel Sánchez, ha dicho que «los remanentes hay que negociarlos, porque forman parte del presupuesto».

Por otro lado, el portavoz del PP, Carlos Peláez, matizó que «no se está bloqueando nada ni vamos a malas, lo que pasa es que les llevamos las propuestas y no quiere dialogar»