Los depósitos municipales carecieron de reservas ante el corte en el suministro en alta

Una avería de Emproacsa provoca un corte de agua de varias horas en Lucena

Los vecinos y la oposición critican al Ayuntamiento por la falta de información

Calle Maquedano, de Lucena, una de las afectadas por el corte de agua.

Calle Maquedano, de Lucena, una de las afectadas por el corte de agua. / Manuel González

Manuel González

Manuel González

Una concatenación de incidencias, favorecidas por el insuficiente nivel de los depósitos municipales y de Emproacsa, provocaron la interrupción del suministro de agua en varios barrios de Lucena durante la noche del pasado lunes, en plena ola de calor. Sin una comunicación previa, se anuló el abastecimiento.

Al mediodía de la jornada siguiente, ayer martes, el Ayuntamiento, a través del alcalde, Juan Pérez, relataba que una avería en las redes de la empresa provincial –la tercera en un mes- desencadenó las forzosas reducciones de la presión y, en numerosas zonas del municipio, la paralización del agua corriente. 

El desperfecto en las infraestructuras hidráulicas de la sociedad pública de la Diputación de Córdoba, en la zona de la Casilla del Monte, detuvo, a las 8.00 horas, el envío de agua que, desde el Pantano de Iznájar, se traslada a Lucena. En estos momentos, Emproacsa nutre de recursos hídricos a Lucena desde las 22.00 a las 10.00 horas y, seguidamente, desde las 14.00 a las 18.00 horas. El adelanto en la finalización del primer periodo forzó a «bajar la presión», explicaba Pérez, y, «desgraciadamente, las tuberías cogieron aire» y se generó «un grave peligro». En consecuencia, «hubo que reducir aún más el caudal» y, admitía el alcalde lucentino, «hubo viviendas a las que ya no llegó el agua».

Salvo que surja una nueva alternación similar, «no debe volver a suceder», confía Juan Pérez. Ante la indignación de los vecinos y la denuncia de la formación política Ciudadanos, por la falta absoluta de información oficial por parte del Ayuntamiento, el regidor socialista ha garantizado que el Consistorio activará «una vía de comunicación constante con la ciudadanía, a través de los dispositivos municipales», al objeto de que «sepan qué decisiones se van a ir tomando». 

Aparte del abastecimiento que recibe el municipio por parte de Emproacsa, la segunda vía de suministro de agua se localiza en el Manantial de Zambra, una segunda canalización progresivamente debilitada por los deterioros crónicos de las conducciones. Desde hace años, el Ayuntamiento proyecta la reconstrucción de esta obra, con un presupuesto que supera los 7 millones. Los últimos avanzas apuntan al diseño de dos fases. El proyecto de la primera fase ya habría concluido.