Kiosco

Diario Córdoba

La asociación Dejan Huella impulsa una campaña de sensibilización

Un virus canino obliga a poner en cuarentena el refugio de Montilla

Un brote de parvo acaba con la vida de 14 cachorros y manda al hospital a otros cuatro

Varios perros comparten un chenil en el refugio municipal para perros y gatos ubicado en el paraje de Tintín. JOSÉ ANTONIO AGUILAR

La Asociación de Ayuda a Animales Abandonados Dejan Huella, que gestiona el refugio municipal para perros y gatos situado en el paraje de Tintín, a las afueras de Montilla, ha decretado una cuarentena generalizada en sus instalaciones tras detectarse un brote de parvovirosis canina, una enfermedad viral grave y potencialmente letal que ha afectado a una veintena de canes, de los que ya habrían fallecido catorce.

«Estamos desoladas porque el brote ha ocurrido precisamente en un momento en el que había más cachorros en el refugio», reconoció la presidenta del colectivo, Ana Beatriz Páez.

El origen del brote, que se detectó la semana pasada, «podría ser una perra joven que, en principio, había sido entregada con todas las vacunas y, por eso, solo estuvo una semana aislada al entrar en el refugio», explicó Páez.

Desde entonces, una veintena de cachorros se han visto afectados por la parvovirosis canina y han requerido ingreso hospitalario en atención a su «complicada situación». 

Mientras tanto, y con el objetivo de evitar que el brote viral se extienda, la asociación ha decretado la cuarentena en el refugio, por lo que no pueden entrar ni salir animales.

«Al menos catorce cachorros han fallecido y otros cuatro se mantienen ingresados, es una situación desoladora», señaló la presidenta de Dejan Huella, que añadió que los ingresos hospitalarios de los cachorros están generando un coste económico «muy importante», por lo que el colectivo ha iniciado una campaña de sensibilización en redes sociales para conseguir recursos que les permitan hacer frente a los gastos veterinarios, así como a la medicación preventiva que deben suministrar al resto de canes del refugio, cuyas instalaciones están siendo sometidas a trabajos especiales de limpieza y desinfección.

«Cualquier ayuda, tanto económica como humana, es bienvenida porque necesitamos voluntarios que colaboren en poder desinfectar las instalaciones y evitar que el brote de parvovirosis canina afecte a más animales», apuntó la presidenta de Dejan Huella. 

Compartir el artículo

stats