Un nuevo firme de rodadura posibilitará una accesibilidad universal a la Basílica Paleocristiana de Coracho de Lucena. Con recursos municipales, se invierten 32.800 euros en un proyecto que culminará en un camino accesible.

El recorrido adaptado para personas con movilidad reducida reflejará una tonalidad clara, con colores tierra claro, similar al pavimento enchinado propio de este recinto arqueológico. Un material continuo de hormigón desactivado, con bordillo perimetral en gris, facilitará una separación visual y de textual orientada a las personas con deficiencia visual.

En la zona de entrada a esta basílica, ubicada en el Polígono de la Viñuela, se esparciará zahorra natural compactada con el objetivo de mejorar la estética exterior.