Kiosco

Diario Córdoba

Reportaje

La Breña: un día de playa lejos de la costa

El embalse de La Breña, que estrena bandera azul, se convierte en un atractivo para cordobeses y visitantes que buscan sensaciones parecidas a las que se disfrutan junto al mar

31

Una familia bañándose en la playa de La Breña, este domingo. FRANCISCO GONZÁLEZ

Sombrillas, hamacas, neveras repletas de cerveza fresquita y otras viandas, chiringuito, alguna embarcación a lo lejos y espetos de sardinas. Suena a playa, pero no es Málaga ni ninguna otra localidad costera, todo ese paisaje se dibuja a tan solo 20 minutos de Córdoba en el embalse de La Breña, la única playa de interior de una provincia no costera de Andalucía reconocida con una bandera azul, por primera vez, este año.

Estas aguas han sido tradicionalmente una zona de baño de los cordobeses, que cada vez acuden más a este refrescante paraje, lo que este domingo se hacía más necesario que nunca. La ola de calor que azota estos días ha alentado a familias y grupos de amigos a darse un chapuzón en el “mar de Córdoba” y pasar el domingo en plena naturaleza con una tortilla de patatas y un gazpacho fresco en la tartera, la sombrilla y la ilusión de poder bañarse en unas aguas limpias y con el paisaje de la sierra, “como lo hacíamos en los años ochenta con mis padres, mis abuelos, mis tíos, mis primos…”, señalaba Carlos, que ahora disfruta de esas sensaciones acompañado de sus nietos. “No nos gusta la piscina, preferimos venir aquí, además con nuestra propia comida, la típica de un día de playa”, continúa el feliz abuelo mientras está pendiente de los pequeños “porque sus padres han alquilado un kayak y están dando un paseo por el embalse”.

Dos jóvenes se lanzan al agua desde una plataforma. Francisco González

Un sinfín de actividades

Y es que esta playa de interior ofrece múltiples actividades para el que huya de estar tumbado todo el día en la hamaca. El Centro de Actividades en la Naturaleza, una infraestructura municipal situada junto al embalse de La Breña, se dedica a la atención a visitantes, la articulación de itinerarios por senderos y las organización de iniciativas de ocio, que complementan las actividades náuticas que se realizan en el pantano, entre ellas la escalada en el rocódromo, tiro con arco, tirolina y un campo de paint ball para adultos y público infantil, según explica Alex Sierra, gerente de la empresa Activ Andalucía, afincada en este recinto.

Los que prefieran acercarse al agua pueden disfrutar de un paseo en kayak, con rutas guiadas para grupos, tablas de paddle surf, el Big Surf, una tabla gigante con capacidad para diez personas, o el clásico hidropedal con tobogán en el que se disponían a montar los hermanos Pablo y Mario García. Muy cerca, Rafa Pérez y su grupo de amigos llegados de Écija disfrutaba del baño antes de empezar con el aperitivo. “En vez de ir a la playa, hemos decidido venir a conocer esto y la verdad es que el sitio está genial”, decía el joven.

Los hermanos Pablo y Mario, junto a su madre, se disponen a disfrutar de un paseo en hidropedal A.J. GONZÁLEZ

Y por primera vez también acudían a esta playa Rafi Jurado y sus hijas, encantadas con el baño. “Me parece muy bien lo que hay aquí, nosotros hemos ido a otros pantanos, como el de Iznájar, aunque el acceso a este es bastante más complicado”, señalaba esta cordobesa. Y de la misma manera opina Yolanda Fuentes, que también piensa que llegar hasta el embalse es “un poco difícil”, pero una vez abajo se puede disfrutar de “agua limpia” y valora mucho la presencia del socorrista, “aunque hay que venir temprano para coger sitio”, advierte.  Mientras tanto, Joaquín Manzano, de la cercana localidad de Almodóvar, se refrescaba dentro del agua a la vez que comentaba cómo ha cambiado el paraje en los últimos años. “Antes nos bañábamos justo al otro lado, esta zona no estaba habilitada para meterse en el agua”, señalaba el bañista.  

Joaquín Manzano y su familia se refrescan en las aguas del embalse. Francisco González

Chiringuito y espetos

 “La categoría de bandera azul ha hecho que acuda mucho turismo extranjero últimamente”, señala Sierra, que se siente muy satisfecho de la evolución de esta fórmula de ocio desde que en 2014 se abrió esta playa. “Empezamos poco a poco y cada año se han ido incrementando tanto los servicios como la afluencia de público, desde familias que vienen con los niños a pasar el día a grupos que quieren celebrar algún cumpleaños o cualquier otro acontecimiento”, prosigue el gerente de Activ Andalucía. Otra de las atracciones es el barco solar, que ofrece un paseo por el embalse acompañado de una copa de vino espumoso y buena música. Y de este romántico transporte han disfrutado hoy Julio y su familia, que han recorrido el embalse durante dos horas.

También se viven sensaciones playeras en el chiringuito El Mirador de la Breña, muy concurrido este domingo, no solo a la hora de comer, ya que sus amplias terrazas, desde donde se disfruta de un paisaje espectacular del embalse y las colinas que lo rodean, atraen a tomar un aperitivo o las copas tras el almuerzo. Por otro lado, el menú quiere también rendir homenaje a la playa ofreciendo los populares espetos de sardinas, que tienen mucha demanda. Este establecimiento acoge a la hora del almuerzo a muchos de los bañistas, como Juan Antonio, su novia y un grupo de amigas, que valoran “esta privacidad”, con la que no cuentan muchas playas urbanas de litoral, que soportan más presión turística, además de “la belleza del paraje y los servicios con los que cuenta la zona”, cada vez más completos para que no se note la diferencia entre esta playa de interior y una costera.

Compartir el artículo

stats