Kiosco

Diario Córdoba

URBANISMO

El Ayuntamiento de Lucena prepara un anteproyecto para reformar el cementerio

Operarios municipales descargan grava para atenuar las inundaciones | Preparan una sepultura para los restos hallados en la excavación de las fosas comunes

La grava se usará para evitar inundaciones en el cementerio de Lucena. Manuel González

Un anteproyecto definirá las fases de la remodelación integral del cementerio Nuestra Señora de Araceli de Lucena. En el próximo mes y medio, la arquitecta local Sara García Campaña «organizará» las actuaciones a materializar, durante los próximos años, en este camposanto que data del año 1871. La adjudicación de este trabajo ha supuesto unos 9.000 euros.

El coste de la rehabilitación, interna y externa se calcula en unos 1,6 millones y el concejal de Obras, César del Espino, corrobora que este inalcanzable montante obliga a «trocear el proyecto y su ejecución». Unas primeras estimaciones calculan varios años y mandatos políticos hasta culminar la primera intervención de sobresaliente calado y naturaleza general que se aborda en este espacio. Este «proyecto de ciudad» incluirá trabajos de infraestructuras básicas, adecuación de los accesos y de las calles, la urbanización del recinto y su entorno y el remozamiento de las edificaciones. 

Entretanto, el Ayuntamiento ya afronta una actuación preliminar y provisional con la finalidad de eludir o mitigar las inundaciones en las zonas de peor drenaje y deficiente permeabilización. Operarios municipales descargan grava, de entre seis y ocho centímetros, en unos 5.000 metros cuadrados y el importe se aproxima a los 5.500 euros. Estas labores de recomposición del pavimento benefician tanto a los pasillos internos como a las diferentes calles del camposanto histórico.

Finalmente, el Ayuntamiento ha concedido «una digna sepultura» a los restos de los cinco cuerpos sin identificar localizados durante una campaña de excavación arqueológica de fosas comunes, en el año 2017. 

Los huesos aparecieron en el transcurso de las investigaciones coordinadas por la Universidad de Granada y dirigidas por el profesor Francisco Carrión, en la zona alta del propio cementerio. Los enterramientos se han realizado junto al monumento a los fallecidos en la Guerra Civil y la Posguerra y se ha incorporado documentación de ADN para ulteriores comprobaciones que solicitasen sus familiares. 

Compartir el artículo

stats