Kiosco

Diario Córdoba

El hombre, de 65 años, sufrió un infarto en la madrugada del viernes

Un vecino de Santaella fallece tras esperar una ambulancia más de 25 minutos

El Área de Gestión Sanitaria investigará los hechos para poder adoptar alguna medida

Fachada principal del centro de salud de Santaella. JOSÉ ANTONIO AGUILAR

Familiares de un vecino de Santaella, de 56 años, que sufrió un infarto en la madrugada del pasado viernes y terminó falleciendo, han denunciado la «demora injustificada» de la atención sanitaria.

Según han detallado a CÓRDOBA los propios familiares de la víctima, los hechos tuvieron lugar en torno a las 4.30 de la madrugada del pasado viernes cuando Ángel Romero Márquez pidió llamar al centro de salud para solicitar asistencia médica ante lo que parecía ser un infarto de miocardio. 

«Cinco llamadas después» y ante la «imposibilidad de contactar con el centro médico», la familia optó por llamar al servicio de emergencias 112 para solicitar que enviaran una ambulancia hasta su domicilio, ubicado a escasos 300 metros del centro de salud.

 Sin embargo, la asistencia médica se demoró «más de 25 minutos», tal y como consta en una denuncia interpuesta en el Juzgado de Paz de Santaella, de modo que los facultativos médicos no pudieron hacer nada por salvar la vida del hombre.

«A mi hermano ya no le van a devolver la vida, pero Santaella debe movilizarse para evitar que situaciones así vuelvan a repetirse», señaló Constanza Romero, que asegura que la atención recibida por su hermano «está plagada de negligencias». 

Para Constanza Romero es «incomprensible» que la ambulancia de urgencias no se encontrara en el centro de salud de Santaella «a pesar de estar de guardia 24 horas» o que «pese a la presencia de hasta tres profesionales en el centro de salud, nadie atendiera ninguna de las cinco llamadas que se realizaron en plena madrugada».

«Cuando ya habíamos avisado al 112, y aún estábamos esperando a que llegara la ambulancia, pedimos al panadero que fuera al centro de salud y, para nuestra sorpresa, nos informó de que estaban en la puerta esperando la ambulancia», apuntó la hermana del fallecido, quien lamentó que el personal sanitario «no fuera capaz de trasladarse a pie o en vehículo particular».

Fuentes del Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba han asegurado a este periódico que se han pedido los «informes oportunos» para conocer con detalle lo ocurrido y, en caso de que los hechos se ajusten a lo denunciado por la familia de Ángel Romero Márquez, «poner en marcha las medidas internas necesarias para evitar que algo así vuelva a suceder». 

Compartir el artículo

stats