Kiosco

Diario Córdoba

ES LA MAYOR APREHENSIÓN DE PLANTAS EN UNA SOLA OPERACIÓN EN LA PROVINCIA

Desarticulada en el Guadiato una organización internacional de producción y tráfico de marihuana

La Guardia Civil detiene a tres personas y descubre en la sierra norte "cultivos de guerrilla" -escondidos y con campamentos para vigilarlos- con más de 6.100 plantas

Operación Sierraverde de la Guardia Civil en el norte de la provincia de Córdoba

Operación Sierraverde de la Guardia Civil en el norte de la provincia de Córdoba

Para ver este vídeo regístrate en Diario Córdoba o inicia sesión si ya estás registrado.

Operación Sierraverde de la Guardia Civil en el norte de la provincia de Córdoba Diario CÓRDOBA

La Guardia Civil de Córdoba, dentro del marco de la operación Sierraverde, ha desarticulado un grupo criminal internacional compuesto por tres personas de nacionalidad extranjera, dedicado a la producción de marihuana mediante el denominado “cultivo de guerrilla”, al tratarse de plantaciones escondidas en lugares recónditos de la sierra y vigiladas durante meses por los traficantes en campamentos montados en plena naturaleza.

Según ha informado el instituto armado en una nota de prensa, las investigaciones se iniciaron el pasado año tras detectar la Guardia Civil un campamento de cultivo oculto y abandonado en una zona recóndita y casi inaccesible de la sierra norte de la provincia.

Meses en la sierra vigilando las plantaciones

Los agentes comprobaron que en la zona había restos de una plantación dedicada al cultivo de marihuana. Las primeras investigaciones permitieron identificar a los integrantes del grupo y comprobar el “modus operandi” utilizado, que básicamente consistía en que mientras parte de los integrantes acampaban en zonas inaccesibles donde permanecían durante meses cultivando y custodiando las plantaciones, los demás integrantes les aprovisionaban periódicamente con víveres y el material necesario para el cultivo y cuidado de las plantaciones.

El desarrollo de la investigación, sigue informando la Guardia Civil, permitió averiguar que el sistema utilizado en las plantaciones era el denominado “cultivo de guerrilla”, consistente en cultivar marihuana en lugares situados en plena naturaleza con el propósito de que el producto sea lo más natural posible. Las personas encargadas del cuidado y la custodia de las plantaciones fabricaban unas balsas artificiales en zonas elevadas. Posteriormente, mediante el uso de motobombas y mangueras, extraían el agua de un afluente natural cercano, procediendo a canalizarla hasta las balsas creadas previamente, desde donde, aprovechando la caída del agua por gravedad, llevaban a cabo el riego de la plantación, la cual era enriquecida periódicamente con productos especiales para aumentar el tamaño y la calidad de las plantas de marihuana.

Los cabecillas del grupo criminal, desplazaban durante varios meses al año hasta España a personas conocidas de su país natal con la finalidad de que los mismos se dedicaran al cultivo y custodia de plantaciones de marihuana, viviendo durante dichos meses bajo pésimas condiciones en tiendas de campaña ubicadas en mitad de la naturaleza y lo suficientemente alejadas de la plantación para evitar ser vinculados con el cultivo de dichas plantaciones en el caso de que llegasen a ser descubiertos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Una vez finalizaba la temporada de cultivo, estas personas retornaban a su lugar de origen.

Cuatro plantaciones de marihuana en lugares aislados

Explica la nota de la Guardia Civil que el desarrollo de la investigación permitió conocer que el grupo criminal tenía cuatro plantaciones ubicadas en lugares aislados, diseminadas por la zona septentrional de la provincia de Córdoba. Dichas ubicaciones tenían por objeto dificultar la localización por las autoridades. Estas plantaciones se encontraban cerca de zonas húmedas naturales que eran usadas como fuente de abastecimiento para el riego de las mismas.

Una vez ubicadas las cuatro plantaciones, la Guardia Civil señala que se procedió, tras un operativo de forma simultánea, además de a la detención de los tres integrantes del grupo criminal, al desmantelamiento de las cuatro plantaciones, a la aprehensión de 6.106 plantas de marihuana en estado medio de crecimiento y a la incautación de cuantioso material dedicado al cultivo de marihuana.  Para el traslado de las plantas de marihuana aprehendidas, tuvo que emplearse un helicóptero del cuerpo y una embarcación, debido a la naturaleza del terreno en el que se hallaban las plantaciones

 Las investigaciones han sido llevadas por el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Peñarroya-Pueblonuevo y el Equipo Roca que opera en la zona norte de la provincia.

En la fase de explotación de la operación han intervenido más de 30 efectivos pertenecientes a la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia de Córdoba (USECI), efectivos de Seguridad Ciudadana de la Compañía de Peñarroya-Pueblonuevo, Unidad de Helicópteros (UHEL) y miembros pertenecientes al Consorcio Provincial de Prevención y Extinción de Incendios de Córdoba. Junto a la numerosa participación de agentes fue necesario el uso de un helicóptero y una embarcación. Detenidos y diligencias instruidas han sido puestos a disposición de la Autoridad Judicial.

Compartir el artículo

stats