Kiosco

Diario Córdoba

alto guadalquivir

Bombearán agua al Martín Gonzalo para garantizar el suministro

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir recogerá las filtraciones y las devolverá al embalse | Se han realizado trabajos en los años 2003, 2013, 2020 y 2022 para controlar y disminuir las fugas

Nivel actual del pantano del Martín Gonzalo, en Montoro, que surte a unos 45.000 habitantes. CASAVI

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha informado a este periódico de que ejecutará el bombeo de agua desde el río Guadalquivir para garantizar el abastecimiento en el sistema Martín Gonzalo, actuación declarada de emergencia por el Real Decreto Ley de Sequía.

En el marco de estas obras se ha previsto la recogida de las filtraciones de las que se hizo eco este periódico el pasado 25 de abril, y su reintegro al embalse. La continua pérdida de este agua, unida a la sequía actual, preocupaba a los 45.000 usuarios de la comarca, preocupación que se incrementaba con el anuncio que se hizo de un aumento del precio.

En una nota emitida por la propia CHG, manifiesta que, sensible a la incertidumbre que hayan podido suscitar las informaciones sobre el estado de la presa de Martín Gonzalo, infraestructura para el abastecimiento de los municipios de la zona oriental de Córdoba, «en el año 2001 se detectó un problema de filtraciones en la junta de la pantalla impermeable del cuerpo de la presa, que produce una pérdida de caudal compatible con la explotación y sin significar ningún riesgo estructural». Asimismo, argumenta que su eliminación completa requeriría el vaciado total del embalse.

Por otro lado, desde la CHG se explica que esta presa tiene como único usuario la Empresa Provincial de Aguas de Córdoba (Emproacsa), «conocedora de la problemática desde el momento en el que se detectó».

También asegura la CHG que la filtración no supone una disminución para la garantía del abastecimiento puesto que forma parte del mantenimiento del caudal ecológico que se debe dar desde la presa, y que solo en el caso de que estas filtraciones se incrementaran hasta suponer un riesgo para la seguridad estructural de la propia infraestructura, se plantearía el vaciado del embalse, ya que de él depende el abastecimiento de 45.000 personas sin disponer de un punto alternativo de suministro de agua.

En cuanto a los problemas estructurales que presenta este pantano situado en el término municipal de Montoro, la CHG añade que para controlar y disminuir las filtraciones se vienen realizando reparaciones puntuales periódicas, concretamente en los años 2003, 2013, 2020 y 2022. Por tanto, las dos últimas, como explica la CHG, han sido recientes, con lo que el problema que va a subsanar este organismo abunda en la necesidad de que el suministro no falte en los próximos meses.

Por último, la CHG asegura que estas actuaciones requieren de la intervención de trabajos subacuáticos con submarinistas.

Fisuras desde 1987

Desde su construcción, este embalse ha tenido fisuras. Concretamente, en el año 1987, hace ya 35 años, fue localizada una de las grietas al descender el nivel del líquido embalsado en más de tres millones de metros cúbicos.

La segunda fisura apareció en la pantalla asfáltica del embalse, que se encontraba a dos metros por debajo de la primera detectada. Esa segunda fisura es la que sigue tirando agua al arroyo Martín Gonzalo, que desemboca en el río Guadalquivir, y que se puede observar aguas abajo.

Compartir el artículo

stats