Kiosco

Diario Córdoba

ESTUDIO SANITARIO Y PREVENTIVO

Lucena, Aguilar y Puente Genil se sitúan como zonas predispuestas a la circulación del virus del Nilo

Las tres localidades, aunque con riesgo muy bajo de contagio, aparecen en el nuevo mapa elaborado por la Junta con los municipios andaluces con mayor posibilidad de expansión de la enfermedad

Controles preventivos del virus del Nilo. CÓRDOBA

La Consejería de Salud y Familias ha presentado este jueves la actualización del mapa de todos los municipios andaluces para definir las áreas de riesgo de la enfermedad de la Fiebre del Nilo Occidental (FNO). Se trata de una enfermedad emergente en Europa y su declaración es obligatoria y urgente.

Su presentación es estacional, de mayo a noviembre en Andalucía. El agente causal es el Virus del Nilo Occidental (VNO), cuyos linajes 1 y 2 son los que hasta ahora hay evidencias que afectan a las personas. El virus se transmite a través de la picadura de ciertas especies de mosquitos.

Mapa de riesgo del virus del Nilo elaborado por la Consejería de Salud y Familias. CÓRDOBA

Según este mapa, Lucena, Puente Genil y Aguilar de la Frontera son las tres únicas localidades de la provincia de Córdoba que cuentan con zonas húmedas predispuestas a la posible circulación del virus, aunque por ahora no ha habido circulación histórica del citado virus. Según explica el decano del Colegio de Veterinarios de Córdoba, Antonio Arenas, el mapa de riesgo se ha elaborado en base a unos trabajos de modelización geoespacial de la enfermedad, elaborado por el grupo de investigación AGR149-Enfermedades Infecciosas del Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e innovación (Paidi) de la Universidad de Córdoba, del que forma parte el propio Antonio Arenas. Arenas explica que los insectos vectores (que son los que portan este virus) suponen el mismo riesgo para personas que para caballos, pues pican de forma similar.

El mapa que ha elaborado la Junta recoge varios niveles de riesgo: áreas no expuestas al virus; áreas predispuestas (donde se incluyen las tres localidades cordobesas citadas, en las que sitúan zonas húmedas como la laguna de Zóñar, el embalse del Cordobilla o los ríos Genil y Anzur); áreas de riesgo bajo; áreas de riesgo moderado y de riesgo alto. En las zonas predispuestas a la circulación del virus la posibilidad de contagio es muy baja, pero conforme se va pasando a zona de mayor riesgo habrá más más opción.

Frente a la situación en la que se encuentra la mayoría de la provincia de Córdoba que es de no exposición al virus, existen otros puntos de Andalucía con riesgo moderado o alto, como son gran parte de la provincia de Cádiz y la marisma del Guadalquivir, que incluye tanto Sevilla como Huelva. Sin embargo, en el lado contrario, Granada se encuentra totalmente libre de riesgo de transmisión del virus del Nilo.

Situación del virus en Andalucía

En Andalucía existe una gran variedad de especies de mosquitos que viven en humedales, tanto naturales como artificiales, distribuidos por toda la geografía, compartiendo hábitats con aves que pueden tener virus autóctonos o importados de los países que visitan durante su migración. Los humedales, arrozales y marismas contribuyen como posibles focos o refugios de vectores.

Además, dentro de los núcleos urbanos aparecen determinados espacios que, por sus características ambientales, son favorables a la reproducción de los mosquitos, generando riesgos para la salud o molestias para el ciudadano. En ellos, los mosquitos encuentran un hábitat adecuado para la obtención de recurso vitales (alimento y refugio) pudiendo proliferar como plagas.  

Consecuencias para la salud

La Consejería de Salud indica que el 80% de las infecciones por virus del Nilo son asintomáticas, pero alrededor de un 20% pueden presentar un síndrome pseudogripal autolimitado, y en torno a un 1% desarrollan enfermedad neuroinvasiva por el virus, cuyas manifestaciones clínicas son encefalitis (55-60% de los casos graves), meningitis (35- 40%) o parálisis flácida (5-10%). La letalidad de estas formas graves es de entre un 4 y un 14%, llegando hasta el 29% en los mayores de 70 años.

Según la Consejería, en Andalucía, en el verano de 2020, se notificaron a la Red de Alerta 71 casos humanos de Meningoencefalitis por VNO (56 casos en la provincia de Sevilla, 15 en la provincia de Cádiz, además de un caso probable en la provincia de Málaga). De estos, ocho personas fallecieron. En Andalucía se abordó el control de vectores culícidos para respuesta a dicho brote.

Tras la implantación en 2021 del Programa de Vigilancia y Control Integral de Vectores de la Fiebre del Nilo Occidental, independientemente de que las condiciones ambientales (temperatura, lluvia, estacionalidad de estas...) hayan podido modificar el patrón de comportamientos del vector, se han registrado 6 casos, todos ubicados en la provincia de Sevilla.

Compartir el artículo

stats