De un tiempo a esta parte ha ido aumentando entre los ciudadanos, no solo de las grandes ciudades, la afición por el senderismo, por la naturaleza, por disfrutar del paisaje al tiempo que se mantiene la forma física y mental. La pandemia y sus restricciones también han contribuido a que la búsqueda del aire libre se haya convertido en toda una necesidad.

En la provincia de Córdoba abundan los entornos naturales con enormes posibilidades de disfrute e infinidad de senderos, veredas y caminos por los que andar, pedalear o cabalgar entre un paisaje espectacular. Una de estas zonas es el Parque Natural de Cardeña-Montoro. En él se pueden descubrir casi tantos itinerarios como senderistas se atrevan a adentrarse en él. Situado en el extremo nororiental de la provincia, fundiendo en su territorio las comarcas del Alto Guadalquivir y Los Pedroches y lindando con Jaén y Ciudad Real, ofrece posibilidades para todo tipo de caminantes, desde niños a mayores, desde principiantes a los que cada día que salen e intentan superar su propia marca, bien en distancia bien en dificultad. Todos podrán perderse entre dehesas, arroyos y espacios graníticos que albergan especies de flora y fauna muy identificativas. Posiblemente, sus mayores exponentes sean la encina, el pino, el lince, el ciervo, la nutria, el conejo y, en algún punto, el lobo.

A continuación, entre las muchas posibilidades, proponemos seis rutas para descubrir este extenso lugar de recreo de la provincia. La mayor parte de ellas tienen como punto de partida o llegada el pueblo de Cardeña y sus aldeas y no pocas se acercan o directamente discurren por el conocido como camino de los Madereros y nos introducen en lugares que fueron parte del escenario en el que se desarrolló las historia narrada en la película del director cordobés Gerardo Olivares Entre lobos.

Además, el río Yeguas, que es la frontera natural con el parque jiennense de Andújar, presenta estampas caracterizadas por barrancos y cañones que no dejarán de sorprender al caminante. Y a lo largo de los caminos, el toque humano se hallará en núcleos como Azuel, Venta del Charco o la Aldea del Cerezo, donde, además del descanso, tras la caminata (o como punto de partida) se podrá disfrutar de la excelente gastronomía de la zona, donde el cerdo y sus derivados son el principal reclamo.

Los «bolos» de granito son los atractivos más originales de este itinerario. FALI DE LA FUENTE

RUTA NÚMERO 1 / ALDEA DEL CEREZO - AZUEL

Los lomos de ballena entre la dehesa

El camino que se recorre entre ambas poblaciones se puede considerar como el perfecto resumen de lo que nos ofrece en su conjunto el Parque Natural de la Sierra de Cardeña y Montoro y nos presenta lo que la comarca de Los Pedroches esconde, con la amplia dehesa que se extiende a ambos lados del sendero. Y en ella, como jalones que trufan el extenso espacio de encinas, emergen singulares formas rocosas, que en la zona son conocidas como «bolos», aunque hay también quien las denomina como «lomos de ballena» y no es otra cosa que la carta de presentación de uno de los elementos geológicos característicos de la zona norte de la provincia, como es el granito. Alargando la mirada, la sierra Madrona, Navalmanzano y Quintana ponen el punto de color al horizonte.

La ruta está considerada por portales especializados en senderismo como Caminando por aquí y Wikiloc como de una dificultad media. Tiene un recorrido completo de 11,8 kilómetros. 

La película de Gerardo Olivares ha hecho que esta ruta sea muy visitada. FALI DE LA FUENTE

RUTA NÚMERO 2 / LOS MADEREROS - PUENTE DE VALDELAGRANA

Reviviendo el mundo de ‘Entre lobos’

Esta ruta da la oportunidad al caminante de recorrer algunos de los puntos que acogieron el rodaje de la película Entre lobos. Entre ellos, el propio puente de Valdelagrana y el cauce del río Yeguas. Saliendo de Cardeña, esta senda discurre por una zona de especial belleza y en su trazado se encuentran varias cancelas, algunas infranqueables, pero otras sí permiten el paso. También habrá que sortear algún paso canadiense. Si se hace temprano, brindará al senderista la posibilidad de disfrutar de la vista de decenas de ciervos, muchos conejos y algunas perdices. Dado que gran parte del filme de Olivares se rodó en fincas privadas, los portales especializados (wikiloc) recomiendan solicitar autorización previamente. Puede que en algún momento no se pueda acceder a alguno de los puntos por ser zona reservada para la recuperación del lince ibérico. La ruta está considerada como de nivel medio. Tiene 13,59 kilómetros. 

Uno de los miradores de los que dispone el parque de Cardeña-Montoro. A. J. GONZÁLEZ

RUTA NÚMERO 3 / MIRADORES Y DEHESA DE AZUEL

El patrimonio mundial de los muros de piedra

Este itinerario tiene de singular que se realiza por la dehesa y está surcado por vías pecuarias a lo largo de las cuales se pueden ver los muros de piedra seca, especialmente en el camino de los Alambres, declarados por la Unesco como patrimonio de la Humanidad.

Transcurridos tres kilómetros, la vereda de Cardeña a Conquista nos llevará hasta zonas con especies arbóreas singulares, como el quejigo o el roble melojo. La ruta continúa por el conocido como camino de la Atalaya, que culminará junto al cerro del Guijarro, en cuya cima se encuentra la ermita de la Virgen del Romero. El lugar es un mirador desde el que disfrutar de espectaculares vistas. La parte final llevará por momentos a la carretera A-3200, hasta llegar a Azuel, pasando antes por el cerro del Tomillo. Esta ruta, aunque tiene una extensión media, de 15,35 kilómetros, es considerada por las personas que la han surcado, entre ellos el biólogo Pepe Aumente, como de fácil ejecución. 

Un itinerario atractivo en cualquier momento del año. FALI DE LA FUENTE

RUTA NÚMERO 4 / ALDEA DEL CEREZO - VENTA DEL CHARCO

Puntos de parada en un camino histórico

Este recorrido, que no es muy largo, puede ser interesante para quien se inicia en el senderismo o para ir acompañado de menores. La ruta une esos dos núcleos que no son otra cosa que antiguas ventas de las que jalonaban el camino que unía la meseta castellana con Andalucía. 

Como en el resto de los senderos que se proponen en este parque natural, el paisaje lo compone, fundamentalmente, la dehesa, en la que no será difícil encontrarnos con alguna piara de cerdos ibéricos si es época de montanera. 

El portal Caminando por ahí recuerda que esta zona está plagada de vías pecuarias, que en la Edad Media, y después, tuvieron una enorme importancia para el desplazamiento del ganado, así como para comunicarse entre ventas y aldeas. A veces, en este recorrido dará la impresión de que el tiempo se ha detenido. Por su corta distancia, de solo 6,2 kilómetros, y poca dificultad orográfica, la ruta es considerada como fácil por los distintos grupos senderistas que la han transitado. 

La berrea del ciervo se puede contemplar al llegar el otoño. CASAVI

RUTA NÚMERO 5 / CAMINO DE VUELCACARRETAS

La berrea del ciervo, un atractivo añadido

Esta zona del parque natural ofrece ya el paisaje característico de Los Pedroches, granito y dehesa, ornamentado todo con el acompañamiento del río Yeguas en muchos tramos. La vegetación de bosque mediterráneo, con las encinas y los alcornoques como principales protagonistas, es la estampa de una ruta en la que a principios del otoño se puede disfrutar de la berrea del ciervo, sin dejar de encontrarnos otro tipo de fauna, vinculada esta a la propia actividad ganadera de la comarca, como el cerdo ibérico o el ganado bovino y ovino. Además, a lo largo de su recorrido, que empieza en la Venta del Charco, este itinerario, como tantos otros de la zona, ofrece al visitante unas buenas vistas, en su parte más alta, de la Sierra Madrona, ya en la provincia de Ciudad Real. Los especialistas en la actividad han calificado esta ruta, que tiene tan solo 6,6 kilómetros de extensión, como de dificultad media. 

Agua, hierba, merenderos hacen de este punto un lugar de relax para mayores y pequeños. A. J. GONZÁLEZ

RUTA NÚMERO 6 / VENTA NUEVA

Para que disfruten los más pequeños

Se puede considerar esta propuesta como la alternativa ideal para acudir con niños pequeños. El portal Caminando por ahí la propone como un itinerario familiar. Los primeros metros, sin embargo, también aportan el conocimiento paisajístico propio de la zona, la dehesa. Se puede disfrutar de ella mientras se recorre un sinuoso camino situado todo él en el interior del centro de visitantes del Parque Natural. 

El recorrido nos permitirá ver, sin prisa y a ritmo de paseo, dado que los menudos acompañantes no permitirán mayor velocidad, una charca, tan atractivas siempre para los chiquillos, donde, además de las ranas, se aprecian juncos, eneas y chopos. En la zona recreativa a la que llega el sendero se puede encontrar todo lo necesario para disfrutar de un día de campo con un perol cordobés. Esta ruta, que apenas tiene un kilómetro de extensión, es considerada por los grupos consultados como fácil.