El alcalde de Fernán Núñez, Alfonso Alcaide, ha informado de que el Ayuntamiento de esta localidad ha recibido la resolución definitiva de adjudicación de la subvención del 1,5% Cultural del Ministerio de Fomento para la restauración y conservación del palacio ducal del municipio.

Alcaide destaca que, a raíz de esta resolución, el Ayuntamiento de Fernán Núñez iniciará en los próximos días la licitación de las obras de rehabilitación del monumento por un valor de 1.641.642 euros, de los cuales 1.044.149 euros provienen de la subvención del Ministerio de Fomento y 597.492 euros de fondos propios del Ayuntamiento.

El alcalde de Fernán Núñez se felicita por esta noticia, ya que mediante esta ayuda del Ministerio de Fomento y fondos propios «por fin vamos a poder ver el palacio ducal terminado, con lo que ello significa para el desarrollo económico, turístico y cultural de Fernán Núñez»

Alfonso Alcaide recuerda que, «a día de hoy, el Ayuntamiento de Fernán Núñez dispone de un proyecto de ejecución para dicha actuación, redactado por la empresa local Arquinexos, proyecto que cuenta con la aprobación de la Comisión de Cultura de la Junta de Andalucía, del Pleno del Ayuntamiento de Fernán Núñez y, una vez sometido a exposición pública, quedará aprobado definitivamente». 

El palacio ducal fue protegido como Conjunto Histórico en 1983 y posteriormente declarado Bien de Interés Cultural (BIC) e inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz por la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía del 2007.

Te puede interesar:

El edificio consta de dos plantas. La planta baja acogía las dependencias de oficinas, archivos, salas de juntas, capilla, cocinas, comedores y dependencias para la servidumbre. La planta alta, a la que se accede por una hermosa escalinata blanca jaspeada que en la antigüedad estuvo decorada con bustos de origen romano, contiene salas espaciosas y salones que estuvieron destinados a mansión señorial. 

La idea de acometer la construcción de este palacio sobre las ruinas del antiguo castillo partió del conde Carlos José siendo embajador en Lisboa del rey Carlos III ante los reyes de Portugal. Fue construido entre 1783 y 1787