Varios municipios de la provincia han celebrado este miércoles actos en honor la Inmaculada Concepción, que es patrona de algunos de ellos. 

Este es el caso de Bujalance, donde tras casi dos años de pandemia, se han podido celebrar las fiestas en honor a la patrona, la Virgen Inmaculada del Voto. Tras los actos previos de la novena en su honor, y el pregón a cargo de Magdalena Flores Ortiz, tuvo lugar el momento culmen, con la solemne función principal en su honor, presidida por el párroco Francisco Roldán y cantada por la Coral Pedro Lavirgen. En el momento de mayor emoción, la alcaldesa Elena Alba, a los pies del altar, de rodillas, ante un crucifijo y con la mano puesta en los evangelios, realizó el voto y juramento a todos los bujalanceños, que con todas las medidas de seguridad, llenaban la Catedral de la Campiña, en defensa del Dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen, hecho que se viene repitiendo desde el año 1679, con motivo de la peste que asolaba la zona y que Bujalance no llegó a verse afectado, gracias a la intervención milagrosa de la Virgen, y que en este año 2021 se repite, pidiendo a la Virgen que libere a Bujalance, a España y a todo el mundo de esta pandemia. Los actos concluyeron con la procesión de la Virgen por las calles de su pueblo, acompañada por la Banda de Música Pedro Lavirgen y, de forma excepcional, por el Imperio Romano.

Un momento de la procesión de la Inmaculada de Puente Genil. CÓRDOBA

Puente Genil celebra desde hace más de 371 años su día patronal, con la salida en procesión de la Purísima Concepción. El hermano mayor fue Juan Fernando García, Medalla de Oro de la Agrupación de Cofradías. El cortejo estuvo acompañado por la Agrupación Musical de los Afligidos y la Banda Inmaculada Concepción. Una salida mariana que contó con el calor masivo de los fieles, deseosos de volver a la catequesis en la calle después de la pandemia. A partir de mañana jueves y hasta el 16 es la octava este año de forma excepcional desde la iglesia de la Asunción (Hospital), estará presidida por José Cosano Cantalejo y José Manuel Gordillo y en la que se aplicará las intenciones por los difuntos del presente año.

Por su parte, la hermandad de la Inmaculada Concepción e Hijas de María, de El Carpio, reeditó ayer uno de los momentos más esperados de los dos últimos años, ver en la calle a la patrona de la localidad. Tras varios días intensos de actividades, como la novena, la exposición de la decimoquinta edición del concurso de poesía y dibujo, y el recital de poesías del pasado domingo, los actos de ayer se iniciaron a las 11 de la mañana con la eucaristía ofrecida por el párroco Antonio Mora y el acompañamiento musical de los hermanos Rafael y Pablo Muñoz Redondo. Posteriormente tuvo lugar la renovación del voto de la patrona a cargo de la alcaldesa, Desirée Benavides. Tras la misa llegó la procesión, que estuvo acompañada por la Agrupación Musical de El Carpio, y con ella la esperada ofrenda floral en el triunfo de la patrona. Hay que destacar la decoración de la calle El Santo realizada por los propios vecinos.

Procesion de la Inmaculada, patrona de El Carpio. CASAVI

También este miércoles 8 de diciembre han culminado los actos celebrados por la festividad de la Purísima Concepción, con la solemne eucaristía en honor a la patrona presidida por José Antonio Valls, párroco in solidum (moderador) de la Purísima Concepción de Fuente Palmera. Durante la misa, ha tenido lugar la tradicional presentación a la Virgen de los niños y niñas nacidos en el último año y de las embarazadas.

En Fuente Palmera presentan los niños a la Patrona. E. GUZMÁN

Por segundo año consecutivo la imagen de la Purísima se ha quedado en su templo. Fernando Fernández Requena, hermano mayor de la hermandad, explicaba que «debido a los numerosos requisitos exigidos con bastante tiempo de antelación respecto a pruebas PCR, etcétera y al aumento progresivo de los casos positivos en las últimas semanas, no nos hemos querido arriesgar porque la situación no es la más propicia para salir a la calle y para que haya un grupo de personas debajo de un paso». Aunque son ya dos años sin procesión, lo cual supone una enorme decepción para los hermanos y hermanas y para muchos fieles, «hay que aguantarse con lo que venga y el Covid manda por encima de todo, lo llevamos mal pero hay que aceptarlo».