El primer banco de azulejos del LLano de las Coronadas de Aguilar fue presentado el sábado. Durante el acto, la alcaldesa, Carmen Flores, mencionaba la «gran expectación» que ha suscitado las obras en una de las esquinas de los jardines del Paseo de las Coronadas. Se trataba de la construcción del primer banco de azulejos recordatorios de aquellos que ocupaban el Llano de las Coronadas durante los años 20. Dichos bancos, de azulejos, mostraban diferentes motivos publicitarios. En este caso, este que se ha recuperado mostraba la publicidad de Carbonell.

Carmen Flores manifestaba que con él se volvía «a traer parte de esa identidad, en el siglo XXI», con un objetivo añadido, «darles protagonismo a los artistas de la localidad». En un primer momento, la obra la iba a realizar Antonio Ruiz Varo, que no ha podido hacer el proyecto debido a una enfermedad. De esa manera los encargados en realizar el banco han sido Ricardo Llamas, como creador y diseñador de los dibujos y motivos; Rafi Castro, ceramista rambleña que se ha encargado de los diseños en la azulejería; y David Morales, de la empresa constructora, El Mitro, que ha llevado a cabo este trabajo.

Este primer banco reúne motivos relativos al patrimonio de Aguilar. Cuenta con nueve cartelas, siete en el asiento y dos en los extremos, donde en azul aparecen edificios de Aguilar, como la Torre del Reloj, la plaza San José, las iglesias, y la Casa del Caballo Santiago. En la parte central del respaldo, «la parte noble», recoge un paisaje de Aguilar, visto desde fuera, concretamente desde la carretera viniendo por Montilla. Además, en los extremos, aparecen también el Cristo de los Faroles de la placita del Carmen y la calle San Cristóbal, con vista de la iglesia del Cristo de la Salud.

Ricardo Llamas adelantaba que se van a realizan varios bancos más. Llamas comentaba que llevó a cabo el diseño original en acuarela, en estilo neobarroco o neorrenacentista. Rafi Castro añadía que ha utilizado la técnica de «pintar sobre esmalte crudo, sobre una cubierta y cocción a unos 1.000 grados». El coste aproximado del banco ha sido de unos 5.000 euros.