La Consejería de Educación prevé destinar el próximo año más de 460.000 euros a la reforma integral del Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Beato Juan de Ávila, un centro educativo enclavado en la barriada de El Molinillo, a las espaldas del Centro del Profesorado (CEP) Priego-Montilla.

La intervención, anunciada por la delegada territorial de Educación y Deporte, Inmaculada Troncoso, durante su última visita a Montilla, permitirá «dar respuesta» a las numerosas deficiencias que sufre el centro desde hace tiempo y que el pasado año llevaron al Ayuntamiento de Montilla y a la Junta de Andalucía a destinar 134.000 euros a la sustitución de los cierres y ventanas.

«El proyecto se encuentra en una fase incipiente, pero el objetivo es poder desarrollar esa reforma integral a lo largo del próximo año», adelantó Inmaculada Troncoso sobre una intervención muy demandada por la comunidad educativa del centro.

No en vano, tan solo unos días antes de decretarse el estado de alarma por la pandemia del coronavirus a mediados de marzo del pasado año, y coincidiendo con la finalización del proyecto para la sustitución de los cierres del colegio, el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, informó que desde el Ayuntamiento se habían mantenido varias reuniones con la Delegación de Educación para «analizar las principales necesidades» del colegio.

Ya entonces, la directiva del CEIP Beato Juan de Ávila y la asociación de madres y padres de alumnos El Sabio Andaluz señalaron algunas actuaciones «prioritarias» como la instalación de un ascensor, inexistente en el centro a pesar de contar con tres plantas. A su vez, solicitaron solventar las carencias que presentan la instalación eléctrica, las pistas deportivas exteriores y los accesos.

En su reciente visita a Montilla, la responsable de Educación también repasó la inversión realizada a lo largo del pasado curso escolar en los centros de Educación Secundaria de la localidad, «con más de 70.000 euros en fondos de emergencia social» para reforzar las medidas necesarias de prevención frente al covid-19.

«También se repartieron 159 dispositivos portátiles y se destinaron 1,2 millones de euros a la retirada de amianto, a la colocación de placas fotovoltaicas y a la implantación de sistemas de refrigeración adiabática en varios centros educativos de la localidad», concluyó Troncoso.