La Hermandad del Santísimo Cristo Resucitado y Nuestra Señora de la Paz ha decidido confiar al joven montillano Miguel Ángel Sánchez Jiménez las labores de restauración de su imagen titular. Así lo anunció la cofradía, que hizo pública la retirada al culto de la escultura con motivo de las labores de conservación que se llevarán a cabo. «Los trabajos consistirán en la eliminación de los depósitos de suciedad acumulados en la superficie de la obra, así como de los barnices oxidados y de los repintes que presenta», detalló el joven restaurador.

Asimismo, Miguel Ángel Sánchez tratará de resolver algunas patologías que presenta la obra por el envejecimiento propio de los materiales. No en vano, la escultura fue realizada en 1946 en los Talleres Hermanos Bellido de Valencia, de donde salieron también tres imágenes señeras de la Semana Santa de Puente Genil: la de Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna (1908), la de la Virgen de las Angustias (1926) y la de Nuestro Padre Jesús Preso (1930).

«La imagen del Santísimo Cristo Resucitado de Montilla también ha estado condicionada por factores ambientales y por su propia funcionalidad, expuesta a vibraciones y tensiones durante las salidas procesionales», recalcó el joven restaurador y conservador, que desveló que todas estas circunstancias han ido provocando «movimientos en el soporte» que se evidencian en la capa polícroma de la talla, en la que se aprecian algunas fisuras y grietas.

La previsión de Miguel Ángel Sánchez Jiménez es que los trabajos de restauración y conservación del Cristo se desarrollen en un periodo aproximado de entre cinco y seis meses, con lo que se mostró confiado en que la imagen sea repuesta al culto antes de la Cuaresma del próximo año.