La delegada de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Cristina Casanueva, ha destacado en una nota de prensa el «desbloqueo de proyectos históricos» de infraestructuras viarias por parte del actual Gobierno andaluz, «después de años de abandono pese a ser muy demandados por diferentes ayuntamientos de la provincia y los propios vecinos».

En cuanto a los proyectos en la provincia, Casanueva se refirió a la Autovía del Olivar, donde la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio ha adjudicado por 69.958 euros la nueva redacción del proyecto constructivo del tramo de Cabra. Respecto al tramo Lucena-Navas del Selpillar, el proyecto está siendo redactado por la Agencia de Obra Pública. Otro proyecto se refiere a la variante de Lucena, puesta en servicio tras una inversión de casi nueve millones de euros. La nueva infraestructura viaria, de 4,1 kilómetros de recorrido, rodea el municipio por el noroeste, conectando la Autovía del Olivar (A-318) con la A-331, carretera que conecta a Rute e Iznájar, evitando así el paso por la antigua travesía del casco urbano lucentino. La delegada de Fomento ha destacado el esfuerzo llevado a cabo en esta legislatura para culminar esta actuación, donde se ha ejecutado el 50% de las obras.

Respecto a la variante de Las Angosturas, Casanueva señaló que «el actual Gobierno andaluz pone fin, con su licitación, a cerca de 15 años de trámites y promesas incumplidas para solucionar un grave problema de seguridad vial». La nueva carretera tendrá una longitud de 5,5 kilómetros y, para su licitación, se ha desarrollado un trabajo técnico para rescatar un proyecto que debido a los retrasos en su ejecución, había quedado obsoleto.

También en la comarca de la Subbética, la delegada destacó la puesta en marcha de las obras de eliminación del tramo de concentración de accidentes en los cruces existentes en la carretera A-339 a la altura de Priego de Córdoba, que se han iniciado recientemente, con una inversión de 2,4 millones de euros. Esta obra, unida a la reciente licitación de la variante de Las Angosturas por 12,6 millones, demuestra «la prioridad que se está dando a la seguridad vial y la mejora del estado de las carreteras en el actual Gobierno andaluz», según Casanueva.

Casanueva se ha referido a otros proyectos como la adjudicación de la redacción del proyecto para acometer la variante noroeste de Pozoblanco entre la carretera A-3177 y A-423, «un paso más en la realización de este proyecto importante tanto para Pozoblanco como para la comarca, ya que se trata de una obra que permitirá mejorar la accesibilidad desde municipios como Añora, Dos Torres, El Viso o Villaralto, además de mejorar también el acceso al Hospital Comarcal Valle de Los Pedroches». Además, otro de los objetivos de la denominada «ronda norte» de Pozoblanco es reducir la circulación de vehículos pesados que hoy en día soporta el municipio. El acometer este tramo supondrá, de igual modo, finalizar la circunvalación de Pozoblanco ya que quedarían enlazadas las carreteras que unen los municipios de Añora a Pozoblanco y la de Pozoblanco a Alcaracejos desde el cruce de La Salchi hasta el final de la cuesta de La Emiliana.

Igualmente, la Junta ha ejecutado el 90% de las obras de mejora de seguridad vial en la variante de Puente Genil, un tramo de la A-318 que utilizan más de 4.000 vehículos a diario, en la que se invierten 1,5 millones de euros, mientras que en La Rambla se ha adjudicado la actualización del proyecto de mejora y reordenación de la carretera A -3133. En Villa del Río, la construcción del nuevo puente supone una inversión de 4,5 millones.