La Policía Local de Pozoblanco tuvo que actuar en la noche del pasado sábado y emplearse a fondo para poder garantizar la seguridad ciudadana, interviniendo en varias peleas y dispersando botellones. A los tres agentes de servicio ordinario, dos en la calle y uno en dependencias municipales, se tuvieron que unir dos más de servicio extraordinario. Además, los agentes fueron apoyados por la Guardia Civil, según relata la Policía Local en sus redes sociales.

En la ajetreada noche destaca la inmovilización de un vehículo cuyo conductor arrojó una tasa positiva de alcohol en sangre y la disolución de numerosos botellones dispersos por toda la localidad. La noche del sábado trajo también consigo tres intervenciones de orden público. Concretamente, los actuantes tuvieron que intervenir para disuadir una pelea de aproximadamente 25 personas en la zona del Arroyo Hondo, en las inmediaciones de una conocida discoteca. En la intervención, los policías presentes tuvieron que emplearse de manera firme y contundente para dar por finalizada la trifulca, consiguiendo disuadir a los implicados y calmando los ánimos de los allí presentes, según explican.

Asimismo, se intervino en dos peleas más entre varios jóvenes en dos puntos conocidos de la localidad, uno de ellos en la zona de la calle San José. Los agentes restablecieron el orden público y consiguieron que el asunto no tuviera mayores consecuencias.