De la tensión a la noche en vela, de la noche en vela a la calma vigilante. Los vecinos de Villaharta intentan reponerse del imponente incendio forestal que amenazó buena parte del casco urbano a última hora de la tarde del domingo y que finalmente se detuvo a escasos metros de las últimas casas después de más de dos horas dramáticas, sobre todo entre las 20.30 y las 22.30. Esta situación llevó a la Junta de Andalucía a decretar el nivel 1 de emergencias, que se activa cuando se considera que existe peligro real para las personas y los bienes y que ha sido desactivado a las 16.50 horas de este lunes. El dispositivo de Infoca, los bomberos llegados de Pozoblanco, Montoro, Hinojosa del Duque, La Carlota, Córdoba y Peñarroya-Pueblonuevo, la Guardia Civil, técnicos municipales y grupos de vecinos tirando mangueras desde sus propias viviendas defendieron la población, pero que el viento amainara justo en el momento álgido del incendio fue decisivo para conseguir que se no alcanzara una situación mucho más compleja.

Así lo ha destacado el propio delegado de Medio Ambiente, Giuseppe Aloisio, quien ha declarado este lunes a Diario CÓRDOBA que este hecho ha sido "milagroso". Porque la hora en la que comenzó el siniestro, en torno a las 20.00, hizo imposible que tomaran parte en las labores de extinción los medios aéreos y eso es determinante en fuegos que suceden en una zona tan abrupta y escarpada como los parajes afectados del Cerro de la Solana y la Sierra del Enjambradero, sin apenas accesos ni cortafuegos. Finalmente han ardido 113 hectáreas y, según se desprende de las primeras investigaciones, se descarta que el fuego se originara de forma intencionada. Las primeras hipótesis apuntan a un fallo en la línea eléctrica que pasa por la zona o incluso la tormenta que a esa hora afectaba ala zona norte de la provincia. A las 19.34 horas el Infoca ha confirmado este lunes que el fuego se encuentra controlado, por lo que "se retiran los medios aéreos asignados y seguimos trabajando en su remate y liquidación por tierra".

Estabilizado el incendio de Villaharta tras una madrugada de intenso trabajo A. J. GONZÁLEZ

Nada más amanecer, minutos después de que el Infoca diera por estabilizado el incendio, sobre las 6.45, los vecinos veían con alivio la llegada de los primeros aviones. Tras una madrugada de trabajo, la Junta de Andalucía ha informado de que en las tareas de extinción han trabajando la mañana de este lunesen las tareas de extinción 90 bomberos forestales, una decena de técnicos de distintas áreas, tres vehículos pesados, dos aviones de carga en tierra, dos helicópteros, y dos buldócer, que han sido decisivos para perimetrar el incendio realizando cortafuegos de emergencia.

Durante toda la mañana, desde el pueblo, todavía han sido visibles este lunes las columnas de humo y pequeños fuegos, que han obligado a los helicópteros y a los aviones a tirar agua de forma constante por miedo a que se reavivaran las llamas bien hacia el núcleo urbano bien hacia una zona de pinos, encinas y olivos que milagrosamente no han ardido en el flanco derecho del primer kilómetro de la carretera de Pozoblanco (CO-6410), cuyo tráfico ha sido restablecido, al igual que la que va a Obejo (A-3176).

Ana Caballero, vecina de una de las calles amenazadas por las llamas, afirma que pasó mucho miedo porque no estaba claro si teníamos que desalojar o no. "Nos dijeron que nos fuéramos al Cruce, abajo en la nacional, luego que cerráramos las ventanas y las puertas, que nos apartáramos de la zona del incendio, pero al final se fue controlando la situación, aunque pasamos un rato muy malo". Ana estaba también en vilo porque su marido tiene animales y olivos en una zona que finalmente no se vio afectada por poco.

Félix Sánchez es propietario de una de las rehalas de perros más reconocida en el mundo de la montería cordobesa y guarda sus casi 60 animales junto a la carretera de Pozoblanco. "Sentí mucha preocupación, la carretera quedó cortada y mi hijo tuvo que irse por un camino para estar allí pendiente por si llegaba el fuego soltar los perros o trasladarlos de alguna manera, pero el aire se paró y gracias a ello el fuego no llegó a la carretera", expresa el rehalero. Al filo de la madrugaba hablaba con la Guardia Civil para que le permitieran pasar a la perrera para recoger su coche porque ya no había peligro. "Pasé y ya me quedé tranquilo porque se vivieron momentos muy duros, a la hora que empezó todo, si el fuego pasa hacia Pedrique y La Yedra –parajes ya del término de Pozoblanco-, eso habría sido una catástrofe", concluye Félix Sánchez.

Video del incendio en Villaharta

Minutos después de que se declarara el incendio, un mensaje en el grupo de la Asociación de Cazadores de Villaharta alertaba del suceso. "Subid todos los que podáis para la sierra, que está ardiendo". El autor del mensaje es Juan Antonio Ranchal y fue uno de los primeros en llegar al fuego. "Empezó a arder en el lado izquierdo de la carretera de Pozoblanco pero cambió el viento y saltó hacia el pueblo, en ese momento fue cuestión de minutos, en un cuarto de hora avanzó más de dos kilómetros". "Luego nos fuimos a ayudar a la parte alta de Villaharta y allí se ha quedado a apenas un metro de los cerramientos de las casas".

Gran biodiversidad

La zona que ha ardido, en especial la umbría, tiene una gran biodiversidad, uno de los reductos de monte mediterráneo mejor conservados de la provincia de Córdoba. Encinas centenarias, alcornoques, pinos, quejigos, lentiscos, coscojas, madroños… Incluso el lince vista de forma puntual un espacio que ha quedado totalmente arrasado. Los cazadores ya han asumido que la montería que anualmente organizan los vecinos del pueblo en este paraje tardará mucho en volver a ser posible y los olivareros que han visto quemados sus olivos apelan a la dureza de estos árboles, que podrían retoñar aunque este año queden perdidos. 

El alcalde de Villaharta, Alfonso Galán, afirma que, una vez perimetrado y estabilizado el incendio, "confiamos en que no haya problemas de gravedad aunque está soplando viento y puede reavivarse algún foco puntual, pero hay un trabajo muy intenso del Infoca y nos han dicho que si tienen que venir más medios, vendrán si se corre riesgo". El alcalde explica que el domingo se vivieron momentos de tensión pero que el hecho de que cesara el viento dio un respiro que permitió que se situaran en toda la zona norte del municipio distintos puntos de control de bomberos y de retenes, uno en cada calle, que evitaron que el fuego pudiera llegar a las viviendas, que finalmente, excepto en casos puntuales, no fueron desalojadas".

22

Incendio en Villaharta A.J.González

Galán agradece la labor de todo el dispositivo desplegado por el Infoca y por la Diputación porque “han trabajado de forma extraordinaria” y ha reconocido la labor de decenas de voluntarios del municipio que desde un primer momento cogieron mangueras y acudieron defender las zonas más calientes, sobre todo al principio, cuando todavía no estaba organizada todo el despliegue de medios profesionales.

Uno de los que más miedo ha pasado en el incendio ha sido Justo Barba, ganadero de Pozoblanco. Con 60 vacas bravas y sus crías y más de 80 cabras se jugó el tipo guiando a los buldozer por el monte, a oscuras. Conoce el terreno palmo a palmo. Lo cuida, lo pastorea y cuando vio el fuego pensó que todo estaba perdido, pero afortunadamente aunque se le ha quemado parte del terreno no tiene bajas entre sus reses. “Olí el humo y pensé que esto estaba aquí ya. Qué ruina. Cogí el coche y me mandaron para el pueblo. Tú eres lo primero, Justo. Imagínate. Con el ganado por ahí a expensas de la las llamas. Entonces me fui a por unas yeguas que tengo en la sierra las bajé y tiré campo a través por la umbría”, explica Barba. “Cuando llegaron los buldozer les advertí que era un terreno peligroso y me pidieron que los orientara. Me dieron un chaleco y me pusieron dos operarios conmigo A las 02:00 de estaa madrugada aquello daba miedo. La maquinaria ha hecho mucho porque por la noche es muy difícil luchar contra el fuego en esta sierra” 

Una lucha metro a metro y con apoyo de drones

Sin posibilidad de apoyo aéreo, los efectivos del Infoca han ganado la batalla metro a metro. Hasta que esta lunes por la mañna han llegado los aviones y los helicópteros, la pelea se ha librado en lo más oscuro de barrancos donde apenas se entran los podenqueros el día de la montería. El resto del año, aquello es una selva patrimonio de ciervos y de jabalíes. El delegado de Medio Ambiente, Giuseppe Aloisio, ha confirmado que se ha utilizado drones para realizar el seguimiento nocturno de los focos y de los frentes, que alcanzaron cuatro kilómetros en el flanco que da al pueblo. “Con los drones hemos tenido mucha información de los perímetros y de las zonas a reforzar, aunque la prioridad desde el principio ha sido y es el pueblo”, ha explicado el delegado. Aloisio ha señalado que gracias al apoyo de los bomberos del Ayuntamiento de Córdoba y del Consorcio de la Diputación se pudo perimetrar al zona norte de la población y a partir de ahí comenzó la extinción del fuego en el monte. Todavía hoy se siguen apagando pequeños focos de vegetación que no ardió y que se reavivan por efecto del calor y de la brisa pero ha afirmado que el siniestro está bajo control.