Un grupo de profesionales y ciudadanos interesados por la cultura, la historia y el Patrimonio Histórico de Pozoblanco, han firmado un manifiesto “en defensa de La Salchi” en el que expresan su “ firme oposición a la decisión, tomada por sorpresa, con urgencia, de forma unilateral y en solitario por el gobierno municipal del PP de Pozoblanco, de ceder por 30 años parte del edificio de La Salchi a la Junta de Andalucía para ubicar oficinas administrativas”.

Estos ciudadanos, Juan B. Carpio Dueñas, Juan Aperador García, Conrado Castilla Rubio, Carmen C. Jiménez Aguilera, Manuel Vacas Dueñas, Matías Sánchez García, María Jesús Sánchez Raya, todos historiadores e historiadoras junto con Bartolomé Pozuelo Calero, Profesor de Filología Clásica de la Universidad de Cádiz; a quienes  podrían ir sumándose otras personas en las próximas horas, argumentan su rechazo en primer lugar porque , afirman, “La Salchi es uno de los escasos ejemplos de Patrimonio Arquitectónico de valor singular que se conservan en Pozoblanco, destacando entre sus valores el hecho de ser una manifestación clara del espíritu emprendedor y de iniciativa que han caracterizado desde siempre a los habitantes de Pozoblanco”.

Añaden que este edificio  merece un tratamiento arquitectónico unitario para garantizar su conservación y puesta en uso, sin alterar completamente las características que lo hacen único y, sobre todo, sin recurrir a parches ni soluciones improvisadas que compartimenten el espacio, rompan su unidad, ataquen sus valores patrimoniales esenciales e hipotequen a futuras corporaciones municipales para desarrollar un futuro proyecto. En su comunicado señalan que “desde hace varias legislaturas, los diferentes partidos políticos que han concurrido a las elecciones municipales en Pozoblanco han asumido en sus programas electorales el proyecto de creación de un centro dedicado a la Cultura y al Patrimonio Histórico en La Salchi (incluido el PP en el programa con el que ha accedido al gobierno municipal). Y este consideramos que es el uso que, de forma unitaria, debe darse a este edificio, ya que con él se consigue dotar a Pozoblanco de un equipamiento cultural del que carece a la vez que se consigue mantener los valores patrimoniales que hacen de La Salchi un edificio único”.

Por ello, continúan,  “consideramos que la cesión por parte del Ayuntamiento a otra institución de espacios dentro de La Salchi para convertirlos en oficinas (que perfectamente pueden ocupar otros espacios urbanos más adecuados) rompe la unidad y ataca los valores patrimoniales del edificio, hipoteca la capacidad de actuación de futuras corporaciones municipales e impide para siempre la posibilidad de dedicar un edificio emblemático, reflejo de la actividad industrial y emprendedora de nuestras gentes en el pasado, para el desarrollo cultural futuro de nuestro pueblo”.

Los firmantes concluyen poniendo de relieve oponiéndose a que “hipotequen nuestro futuro. Nos oponemos a que ataquen la cultura. Nos oponemos a que nos quiten La Salchi”.

El comunicado se ha hecho público horas antes del pleno extraordinario que se va a celebrar en la noche de este jueves en Pozoblanco donde se aprobará con la mayoría absoluta del PP la cesión del parte del edificio de La Salchi por treinta años a la consejería de Agricultura para instalar en ella una Oficina Comarcal Agraria-OCA-.