Los pueblos de la provincia de Córdoba que han registrado descensos de población en el padrón actualizado a 1 de enero del 2020, cuyos datos ha hecho públicos recientemente el Instituto Nacional de Estadística (INE), confían en recuperar parte de sus habitantes por nuevos vecinos que se empadronan y otros que regresan a su localidad de origen para vivir en entornos rurales debido a las circunstancias provocadas por la pandemia del coronavirus, especialmente por los confinamientos. De hecho, ya hay municipios que notan dicho incremento.

Como ejemplos, en el norte de la provincia, en Fuente Obejuna, uno de los pueblos que a 1 de enero del 2020 tenía 103 habitantes menos en el padrón, con 4.501 vecinos, y que experimenta una bajada destacada desde los más de 6.000 habitantes de finales de la década de 1990, su alcaldesa, Silvia Mellado, explica a Europa Press que «en los últimos meses debido al covid se ha parado un poco el descenso, porque la gente se está empadronando en el municipio».

Al respecto, la regidora analiza que la pandemia, «dentro de lo malo, está sirviendo para que la gente vuelva a sus casas, sobre todo gente mayor del pueblo que está fuera y ahora se están empadronando», al tiempo que destaca que desde el Consistorio se llevan a cabo distintas campañas, como en la actualidad con una para fomentar el comercio local.

En relación con los nuevos empadronamientos, la primera edil explica que «algunas de las familias que se empadronan ahora llegan a la localidad sin tener relación con ella», aunque «la mayoría sí tienen relación, al ser personas que han vivido antes en el pueblo o sus familias se han ido y han vuelto ahora», y entre esas nuevas familias se encuentran algunas procedentes de Madrid, Barcelona y otros puntos de Andalucía. Así, destaca que en el año 2020 han registrado 157 altas y 131 bajas en el padrón, por lo que «hay un saldo positivo de 26 vecinos más», de modo que «no sigue la tendencia a la baja de los últimos años», valora Silvia Mellado.

Mientras tanto, en la Subbética, concretamente en Zuheros, el descenso de población ha tenido un especial protagonismo, al pasar de más de 900 habitantes hace 25 años a 635 a 1 de enero del 2020. Su alcaldesa, Manuela Romero, comenta que, «como la mayoría de los pueblos, sufrimos la despoblación en el mundo rural, donde se le dan oportunidades a la gente joven, pero también hay que tener en cuenta que la mayoría de los jóvenes son universitarios y tienden a tener oficios que en el mundo rural no tienen oportunidades de trabajo».

No obstante, asegura que a lo largo del 2020 han repuntado «un poco» en los datos de población, precisando que la cifra del padrón es del día 1 de enero del 2020, al tiempo que resalta las distintas medidas con apoyo del Consistorio, como «la llegada de la fibra óptica e intentar implantar el 5G», todo ello para «avanzar en las tecnologías, porque es la opción para que los vecinos puedan trabajar desde su propia vivienda y estar en un lugar de confort mucho más cómodo».