Los miembros del comité de empresa de Viesgo en Córdoba, junto con los representantes de Industria de CCOO y UGT, se reunieron ayer con el delegado de Empleo de la Junta, Ángel Herrador, al que mostraron su preocupación por el anunciado cierre de la Central Térmica de Puente Nuevo el próximo 30 de junio de 2020. Una clausura que supone, además de la pérdida de decenas de empleos, la destrucción del único motor de riqueza que queda en la comarca del Guadiato si no se ponen en marcha medidas alternativas.

Los sindicatos señalan que para buscar soluciones, los representantes de los trabajadores han solicitado la implicación de todas las instituciones, entre ellas la de la Junta de Andalucía. Actualmente, Viesgo cuenta con una plantilla de unos 70 empleados, a los que hay que sumar más de 150 trabajadores indirectos en empresas auxiliares, todos de la comarca. Además, su cierre implica la puntilla a una zona que aún sufre el cierre de las minas con unos altos niveles de desempleo y con un preocupante índice de despoblación.

El secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT Córdoba, Pedro Téllez, explicó que «este cierre tiene graves consecuencias, no sólo para los trabajadores de Viesgo, sino también para la comarca, que acabaría convirtiéndose en uno de los puntos negros de la España vaciada». Asimismo, Téllez adelantó que «tras el cese de actividad podrían producirse problemas de suministro eléctrico para la escasa industria de la zona y para la ciudadanía».

En esta misma línea, el secretario de Acción Sindical de la Sección Sindical de CCOO en Viesgo, Miguel Santos, indicó que «se ha trasladado la repercusión que podría tener para la comarca del Guadiato el cierre de la central». En este sentido, Santos indicó que la empresa ya ha trasladado a los sindicatos la dificultad para reubicar a la plantilla en otros centros de trabajo de Viesgo.

Por su parte, el delegado de Empleo ha mostrado su «total disposición para ofrecer todas las herramientas y recursos disponibles a su alcance para trabajar por conseguir alternativas que hagan posible que se pierdan los mínimos empleos y se siga creando riqueza en una comarca tan necesitada como la del Guadiato».