El alcalde de Baena, Jesús Rojano, presentó ayer el plan de actuación para solucionar los problemas de abastecimiento de agua en la localidad, incrementados tras las últimas roturas que dejaron a los ciudadanos 24 horas sin agua. Para disminuir la probabilidad de que pueda volver a ocurrir, se van a sustituir 338 metros de la tubería de fibrocemento de un kilómetro de extensión desde los depósitos hasta su conexión con la Fuente Baena. Para ello destinarán 120.000 euros de una subvención de la Diputación destinada a sustituir las calderas de gasoil de los colegios Virrey del Pino y Valverde y Perales. La actual tubería se sustituirá por una de fundición. "Los otros 600 metros los tendremos en consideración" y esa zona de la arteria principal se afrontará en el ejercicio 2016, "de tal forma que en el 2016 se quede sustituida toda la tubería de fribrocemento para que podamos prevenir futuras averías y garantizar el consumo a todos los ciudadanos", informó Rojano. Con este motivo, ayer se aprobó en un pleno extraordinario un plan económico financiero, "un documento indispensable para que se nos concedan esos 120.000 euros de subvención". La previsión es que en un mes se produzca el inicio de las obras, que consistirán en instalar una tubería de forma paralela a 1,50 metros de profundidad.

Por otra parte, Rojano anunció que la aprobación del canon de mejora se retoma de forma inmediata. Con él se aumentará la captación de agua del Marbella a través de una bomba que incrementa la presión y consigue una mayor captación, y mejora también con el bombeo el envío de agua hasta la tubería de Albendín, lo que requiere la sustitución de una tubería. La inversión será de 640.000 euros, que se financiará con ese canon de mejora en el que el Consistorio asume el coste de los intereses de ejecución y Aqualia ejecuta y financia la inversión. "Sí repercutirá en el recibo a los vecinos, estimado en 1,5 euros", dijo.