Poco más de dos años han sido suficientes para que FCC haya hecho realidad su primera planta termosolar en España, la planta 'Guzmán', en la localidad cordobesa de Palma del Río, que ha sido inaugurada este viernes por el consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía, Antonio Avila, y por el director general de FCC Energía, Eduardo González, pocos días después de su entrada en pleno funcionamiento operativo.

Según ha informado FCC, para construir estas nuevas instalaciones, el Grupo de Servicios Ciudadanos creó una empresa conjunta con la japonesa Mitsui, de la que FCC tiene el 70% y la firma nipona el 30% restante. Con una potencia de 50 MW, la planta cordobesa ha supuesto una inversión de unos 280 millones de euros y en su construcción han llegado a participar más de 500 personas en el momento de mayor actividad laboral.

En el acto de inauguración, Antonio Avila ha destacado "la repercusión local y global de este proyecto, para avanzar en el reto de la sostenibilidad energética como fuente de riqueza y de actividad económica".

Junto a ello, Avila ha recordado que Andalucía es la primera comunidad española en instalaciones solares térmicas, con 950 MW en funcionamiento, el 61% del total nacional, siendo además una región que exporta esta tecnología, con proyectos de investigación y desarrollo pioneros que se gestan en las universidades andaluzas y en centros como la Plataforma Solar de Almería o el Centro Tecnológico Avanzado de Energías Renovables. En este marco, Córdoba es la segunda provincia andaluza con mayor potencia termosolar instalada, con el 31% del total regional.

Por su parte, el director general de FCC Energía, Eduardo González, ha dicho que la planta 'Guzmán' es "un proyecto emblemático para FCC, porque es un ejemplo de nuestra actividad en el campo de la energía renovable. Aquí hemos liderado las actividades de promoción, financiación, construcción y operación, con la inestimable ayuda de nuestros socios de Mitsui, en el lado inversor, y de FCC Industrial, Abantia y Seridom, en el constructor".

La nueva planta se beneficia de la ubicación privilegiada del municipio de Palma del Río. Esta localidad cordobesa se encuentra entre los lugares de Europa con mayor radiación solar, además de disponer de fácil acceso a agua, suministro de gas y estructuras de evacuación eléctrica adecuadas.

La central producirá suficiente electricidad para satisfacer las necesidades una ciudad de 26.000 habitantes, unos 100.000 MWh, y reducirá las emisiones de CO2 en aproximadamente unas 100.000 toneladas.