El comunicado enviado por la Junta se convierte en una tabla de salvación para la difícil situación económica de 22 ayuntamientos cordobeses de la cuenca del Guadalquivir. La entrada de dinero en las arcas de las instituciones que atienden directamente a los ciudadanos supondrá una inyección para poder realizar proyectos, pagar a proveedores y, al mismo tiempo, otear el horizonte con un prisma de optimismo mejor que el actual.