La residencia de mayores de La Carlota, llamada José Lázaro, se ha convertido en estos años en un punto de referencia en atención, solidaridad y dinamismo de la localidad. Gestionada por el Grupo El Yate y dirigida por Concepción Bascón, este centro no solo está cubriendo las necesidades de los mayores de la localidad y la comarca, sino también está demostrando que la gestión geriátrica juega un papel fundamental en el dinamismo de la zona.

La incorporación de la mujer al mercado laboral, en tiempos sobre todo de crisis, está siendo cada vez más difícil. Empresas como Grupo El Yate están consiguiendo que muchas de ellas mejoren su autoestima y contribuyan al bienestar de su hogar. La responsabilidad y el cariño con la que tratan a los mayores, residentes de este centro, es la máxima de su ideario laboral.

Los mayores participan en las actividades locales, disfrutan cada mañana de sus ejercicios, comparten experiencias con sus seres queridos y al mismo tiempo se sienten en su propio entorno queridos y respetados.

Concepción Bascón agradece el apoyo que reciben desde el pueblo en general, así como de los distintos colectivos, para que los mayores se sientan cada vez más integrados. De hecho, en la feria suelen disfrutar de sus días de actividades en un entorno agradable y muy familiar. Concepción Bascón destaca asimismo el centro de producción alimentaria de esta residencia, así como el Centro de Día, "que cada vez está teniendo una mayor aceptación, ya que aquí se vienen día a día los mayores de nuestro pueblo y gozan de las actividades, de la atención médica y, sobre todo, del optimismo de vivir cada día más". A los mayores se les nota en la cara el buen ambiente que respiran y, sobre todo, cómo se sienten en este recinto, totalmente abierto a la sociedad carloteña y que sigue manteniendo el dinamismo y carácter de trabajo que se pensó en su día. Son momentos de ahorrar, pero también de compartir con los demás. Este es el símbolo de la calidad humana que se respira en este centro.