Es bastante probable que más de una persona se haya preguntado alguna vez qué significa esa señal metálica que puede verse desde hace décadas, empotrada en el suelo, junto a la puerta del Ayuntamiento de La Carlota; y en la que puede leerse "NP 175".

No obstante, pocos sabrán que se trata de una señal de tipo principal (la número 175) que se colocó en ese lugar en 1876 en el contexto de las nivelaciones de precisión (NP) que el Instituto Geográfico Nacional llevó a cabo en la línea de Madridejos a Cádiz.

Ciertamente, ésta no fue la única señal dejada en nuestro municipio, ya que también se emplazaron otras de tipo secundario en diversos postes kilométricos y puentes; pero estas, al igual que ha ocurrido en el resto de la geografía nacional, han sido bastante más susceptibles de ir desapareciendo con las construcciones de las carreteras.

El Instituto Geográfico Nacional había sido creado por Real Decreto de 12 de septiembre de 1870, y entre sus cometidos se fijaron los de realizar los trabajos relativos a la determinación de la forma y dimensiones de la tierra, las nivelaciones de precisión, la topografía del mapa y de catastro, así como las cuestiones relativas a pesos y medidas. De ellas, la que aquí nos interesa es la relativa a las nivelaciones de precisión, que comenzaron a hacerse muy pronto. Los trabajos dieron comienzo en 1871 y se prolongaron hasta 1922, editándose tres años más tarde el Catálogo de altitudes de las señales metálicas de la red ; que, finalmente, quedaría constituida por 92 líneas con 16.611 kilómetros y 18.025 señales, todas ellas dotadas de cota geométrica simplemente calculada y sin corregir ni compensar.

Se trató del primer proyecto de red de nivelación de precisión en España, y se enmarcaba en los trabajos para la formación del Mapa Topográfico Nacional a fin de obtener la altimetría de dicho plano. En 1871, como ya hemos indicado, se levantó por doble nivelación el itinerario Alicante-Madrid; colocándose el punto

NP 1 en el Ayuntamiento de Alicante y la señal NP 26 en el Observatorio Astronómico de Madrid.

Las señales para dejar constancia en el terreno de los puntos con cota de precisión (NP) fueron de dos tipos: principales y secundarias.

Las primeras señales estaban constituidas por piezas cilíndricas de bronce, colocadas en edificios significativos y estables, como por ejemplo iglesias o Ayuntamientos, normalmente hormigonadas en el propio pavimento y distanciadas un promedio de 25 kilómetros; mientras que las segundas, consistieron en clavos o cuadrados grabados o pintados sobre la roca de postes kilométricos y puentes, separados por distancias de en torno a un kilómetro.