Vecinos de Bujalance han mostrado su malestar por la intención que tiene la Junta de Andalucía de construir un centro de conservación de carreteras en la ladera del cerro de La Lobera, donde se encuentran la calzada y la ermita de Jesús Nazareno, que data del año 1577, y han anunciado que recogerán firmas para evitarlo. Las críticas surgen porque, a juicio de los bujalanceños, rompería la estética de la zona, ya que es uno de los lugares más emblemáticos del municipio y punto de encuentro de muchos vecinos.

Ante esta posible construcción se han enviado numerosos escritos de protesta al Ayuntamiento por parte de la cofradía de Jesús Nazareno, de la Agrupación y cofradías en general, así como de otros colectivos y asociaciones, entre ellas la de Arqueología e Historia, que recogen el sentir general de los ciudadanos.

INQUIETUD MUNICIPAL El alcalde, Francisco Mestanza, que ha constatado que se están expropiando tierras e incluso se han cortado olivos, se ha puesto en contacto con la Delegación de Fomento para mostrar el malestar existente, ante lo cual parece que se ha detenido todo el proceso, e incluso se podrían pagar los olivos cortados. Todo está pues en impasse , ante la realización de un pleno extraordinario en el que, ante el rechazo masivo del pueblo de Bujalance, se pedirá a la Junta de Andalucía que la ubicación del centro de conservación de carreteras se ubique en otro lugar que no afecte al patrimonio bujalanceño.

Tanto el alcalde como el concejal de Cultura, Cristóbal García, han informado de que tras el pleno extraordinario en el que se va a pedir a la Junta que no se realice en esa zona el centro de carreteras se iniciará un proceso de trabajo municipal para la protección de la zona y evitar de esta manera futuros problemas.