El pleno del Ayuntamiento de Pozoblanco, reunido en la noche del lunes con carácter ordinario, aprobó el pliego de condiciones para el arrendamiento de los lotes de la dehesa boyal, un asunto esperado por los ganaderos y agricultores locales desde hace meses. El documento que recibió el visto bueno contenía algunas modificaciones respecto al texto anterior. PSOE, CDeI e IU apoyaron el texto, mientras que PA y PP se abstuvieron --estos últimos porque no se habían tenido en cuenta algunas de sus propuestas--.

En la sesión se acordó retirar del orden del día el punto correspondiente a la ordenanza municipal reguladora de licencias de instalación de apertura y funcionamiento de establecimientos y actividades, al publicarse recientemente un decreto del Gobierno central que la dejaría prácticamente sin efecto, por lo que se ha decidido su corrección para adaptarla a la nueva norma. IU solicitó que, una vez adaptado, el texto incluya un resumen que resulte comprensible para los usuarios, evitando en lo posible un lenguaje excesivamente complicado. Por otro lado, también se aprobó la ordenanza para la instalación de terrazas y veladores, tras el plazo de alegaciones a la misma. Algunas de estas alegaciones han sido aceptadas, como la impulsada por un particular que pedía que se quedaran libres las entradas de garajes y viviendas. Otras, como la presentada por la asociación de empresarios Adepo para reducir el paso de peatones de metro y medio a un metro fueron rechazadas.

Más debate suscitó la propuesta del equipo de gobierno de modificar la periodicidad de las comisiones de obras de semanales a quincenales, al haber pocos asuntos para tratar en las mismas. IU estuvo de acuerdo, siempre que se volviera a la actual periodicidad si se acumulaban puntos a tratar. Más críticos se mostraron Partido Andalucista y Partido Popular, recordando que el anterior equipo de gobierno también quiso hacer modificaciones al respecto que no fueron apoyadas, a lo que los actuales regidores respondieron que entonces los gobernantes querían que las comisiones se celebraran discrecionalmente, lo que no tiene nada que ver con lo que se proponía ahora.