El Pleno del Ayuntamiento de Cabra ha aprobado una moción por la vía de urgencia presentada por el PP y el PA para crear una comisión informativa que investigará y ayudará a los vecinos de la urbanización Residencial Plaza Vieja ante las numerosas deficiencias que presenta pese a tratarse de viviendas nuevas y que les provocan grandes molestias como falta de suministros básicos u otras deficiencias en la ejecución de la obra, a la que se le concedió la licencia de primera ocupación en el 2008.

Las viviendas, que se entregaron a sus propietarios sin finalizar, carecen en algunos casos de placas solares, marcos en las puertas y hasta tubos metálicos al aire, tuberías por las que se filtra el agua, ausencia de armarios empotrados, paredes sin enlucir, humedades y sótanos del párking inundados y escombros.

Tras varias reuniones mantenidas por el equipo de gobierno con los vecinos afectados, y al ver el escrito presentado por la promotora ruteña Anzur '06 Promociones SA, así como el informe del arquitecto municipal, el alcalde, Fernando Priego, ha firmado un decreto para ejecutar en su totalidad el aval depositado por la mencionada empresa y que asciende a 14.470,55 euros, una cantidad que se destinará a las obras necesarias para la acometida de luz y la retirada de escombros.

PARTIDO JUDICIAL Por otro lado, todos los grupos respaldaron la moción de IU rechazando el documento del Consejo General del Poder Judicial por el que se suprimen la mayoría de los partidos judiciales de la provincia, pasando de 12 a 3 y desapareciendo con ello el de Cabra, que quedaría integrado en el que presumiblemente encabezaría Lucena, junto a los de Priego de Córdoba, Puente Genil, Montilla y Aguilar de la Frontera.

De igual forma, se respaldó una moción del PSOE por la que se pide una serie de actuaciones y la delimitación de los caminos de titularidad municipal denominados de Las Machucas y Viejo de la Ermita.

En este mismo pleno tomaron posesión los ediles José Luis Arrabal (PP) y María del Carmen García (PSOE), en sustitución de Adolfo Molina (PP) y María Dolores Salido (PSOE).