La Guardia Civil ha detenido en Moriles a una persona como presunta autora de un delito de hurto y posterior utilización de una tarjeta de crédito.

Según ha informado el instituto armado, tras presentar la dueña de una tarjeta de crédito una denuncia de que se había realizado la extracción de 1.200 euros en pequeñas operaciones de 300, se pudo comprobar que dicha tarjeta estaba perdida sin que se hubiera denunciado el extravío. Las pesquisas realizadas permitieron sospechar que la autora de la sustracción podría ser una amiga de la propietaria de la tarjeta que a su vez conociera el pin para poder operar con ella.

Con esos datos y las investigaciones realizadas se pudo identificar plenamente a la autora, de 30 años de edad y amiga de la denunciante, que fue puesta a disposición judicial.